Ruinas romanas y necrópolis a un paso de Carmona

Cuando los antiguos romanos gobernaron parte de la tierra que hoy es España, la ciudad de Carmona, en la provincia de Sevilla, fue un pilar fundamental y centro urbano de la Hispania romana. Ubicada en una cima sobre el río Carbones, la ciudad fue conocida también como Carmo en tiempos de Julio César. Los restos de la Carmona romana aún pueden ser observados hoy en día, la ciudad actual ofrece a los visitantes curiosos algunas de las más impresionanes ruinas romanas de España, como la necrópolis, el anfiteatro y el puente romano. Puntos, todos ellos, que podrás descubrir si te escapas al Parador de Carmona.

Parador de Carmona

Ruinas romanas

La necrópolis de Carmona es una de las más grandes que se conserva de la época romana en la Península Ibérica. Del siglo I, este cementario fue utilizado en las dos primeras centurias, siendo utilizado para enterrar a ciudadanos de alto nivel más allá de la muralla de la ciudad, en tumbas especialmente construídas para acoger sus cuerpos. Las tumbas solían presentar frescos y eran excavadas en la roca.

La más importante es la necrópolis de Servilia, construida en forma de villa con un patio  propio y rodeado de arcos y pórticos. Estatuas, muchas de ellas ahora custodiadas en el Museo de la Ciudad de Carmona y en el Arqueológico de Sevilla, sujetaban los pórticos. La tumba de Servilia fue claramente el lugar de enterramiento de una familia aristocrática.

Otra de las estructuras importantes es la Tumba del Elefante, excavada en la roca viva. Una ventana abierta en la cámara principal, a través de la que los rayos de los equinoccios iluminan justo en el centro de la cámara, sugiere que la construcción pudo ser originalmente un templo dedicado al dios Mitra.

Otros de los puntos que merecen la pena tener en cuenta en tu visita a Carmona son los restos del anfiteatro y el puente romano. El largo anfiteatro data del siglo I AC y fue utilizado mayoritariamente para espectáculos culturales y eventos. El puente romano, que consta de cinco arcos, está hoy en uso y en pie gracias a una serie de acometidas de mejora que se han ido llevando a cabo a lo largo de los años. Rodeado por verdes colinas, es un excelente ejemplo de lo que la ingeniería romana era capaz de hacer y de levantar a lo largo de la antigua Vía Augusta, la ruta comercial de roma que serpentea a lo largo de la costa de la Península Ibérica.

Parador de Carmona

El Parador de Carmona es una excelente opción para disfrutar de la experiencia de visitar Carmona en cualquier época del año. Desde aquí podrás descubrir el antigo esplendor del pasado de Roma. Ubicado en una antigua alcazaba árabe del siglo XIV, el hotel ofrece unas impresionantes vistas panorámicas de Carmona y de sus alrededores, además, cuando llega el buen tiempo, disfrutar de su piscina es un planazo para terminar el día.

Quiero reservar en el Parador de Carmona

Parador de Carmona