Ruta del Camino de Santo Toribio de Liébana

Viaja desde el mar a los profundos valles. Del azul del Cantábrico a la majestuosidad de los Picos de Europa. Conviértete en caminante y descubridor de tradiciones, cultura, arte y gastronomía en el Camino de Santo Toribio de Liébana.

Día 1
Salida. Domingo.
Esta población alberga la iglesia parroquial de San Pedro. Además, en sus inmediaciones hay muchas poblaciones de interés como Laredo, Castrourdiales y Santoña. También es interesante el protagonismo que cobra la naturaleza durante este viaje con visitas al Parque Natural de Cabárceno o al Valle de Ansón. Santander y Bilbao, con su Museo Guggenheim, son también otros atractivos lugares que conocer.
Día 2
Lunes.
En sí misma, Santillana del Mar es un auténtico regalo para el viajero. Sus calles, sus palacios y casonas, la Colegiata de Sta. Juliana, o museos como el de Arte Religioso Regina Coello, te esperan para ser descubiertos por tu mirada. También son de interés la Neo-Cueva de Altamira y su museo para conocer nuestro pasado.

Otras visitas recomendables son Comillas, Santander o el Parque Natural de Cabárceno. En su camino hacia Asturias son de obligada visita la Cueva El Sobrao o poblaciones como San Vicente de la Barquera.
Día 3
Martes.
La ruta tradicional que accedía desde la costa a Liébana se iniciaba en el entorno de San Vicente de la Barquera y se aproximaba a través de la cuenca del Nansa y Valle de Lamasón. Desde allí existían dos variantes, la primera por el Collado de Pasaneu al Valle del Bedoya, y la segunda por el Collado de Arceón a Lebeña. Reunificados ambas rutas en Castro, remontaban el curso del río Deva hasta Potes.

La iglesia Sto. Toribio de Liébana, de estilo gótico, es el edificio religioso más importante del valle, donde se venera el Lignim Crucis, el mayor trozo de la Cruz de Cristo que se conserva. También es interesante visitar Potes, la iglesia de Sta. Maria de Lebeña y la ermita de San Tirso.

Multimedia