Parador de Fuente Dé

Rodeado de la imponente verticalidad y el paisaje idílico de las montañas del Parque Nacional de Picos de Europa, encontrarás el Parador de Fuente Dé que, junto al conocido teleférico de la pequeña localidad, es la puerta de entrada a mágicos bosques,laderas y miradores que forman un paraíso natural de belleza incomparable. Este moderno hotel de montaña te espera en la comarca de Liébana, situado en la base del teleférico que sube al mirador de Áliva. Su interior es cálido y acogedor, y los platos caseros de la cocina tradicional cántabra, como el cocido lebaniego o el solomillo al queso de Tresviso, son una magnífica forma de reponer fuerzas al regreso de tus excursiones por la zona.

Si eres amante del turismo rural, el turismo de aventura y la naturaleza, estás en el lugar idóneo para tus soñadas vacaciones. Podrás hacer senderismo por rutas como la que baja del mirador de Áliva o la ruta por Horcados Rojos, una impresionante pared vertical de casi 300 metros que cae sobre el camino de subida al refugio Cabaña Verónica. Las visitas a pequeños pueblos de montaña, te transportarán a postales de cuento. Mogrovejo, a poco más de 15 minutos en coche, es un precioso pueblecito rural declarado Conjunto Histórico que atesora el encanto del paso del tiempo en construcciones como una torre de finales del siglo XII o el Monasterio de Santo Toribio. Tampoco dejes de visitar Potes, la capital de la comarca de Liébana, ni su Torre del Infantado, y el encantador Barrio Viejo.

¿Te gustaría hacer un recorrido por Picos de Europa fuera de los caminos habituales? Recorrer un río en piragua, bajar un barranco, hacer rafting, descender por una cuerda de rapel, subir el Naranjo de Bulnes, o hacer una ruta con raquetas por un paisaje nevado son actividades que aquí están a tu alcance. ¡Lánzate a la aventura!

Lo que opinan los Amigos

Imagen de 11480993
11480993
29/07/2014
10

Estuve hace poco en el parador de Fuente De. Se encuentra en un sitio privilegiado. Estuve en una habitación con vistas a los Picos de Europa. Un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza.
Al llegar me encontré con un personal muy amable y alegre, cosa que hace que te encuentres mejor. Tengo que destacar el personal de recepción. La dirección del parador es estupenda.