De sol naciente a sol poniente a través de los Paradores de Málaga

Descubre una costa bañada por el sol y la calidez del mediterráneo en una ruta por algunos de los Paradores más deseados de la red. Cultura y gastronomía en un recorrido que más que un viaje, será toda una experiencia.

Parador de Antequera

Parador de Antequera

Que salga el sol por Antequera, reza un viejo dicho. Ese sol que se cuela por todos los ventanales de su parador. Cristal para el sol naciente que ilumina el magnífico paisaje andaluz. se alza el astro sobre la vega de Antequera e invita a desayunar en las amplias terrazas o al borde mismo de la espléndida piscina.

En el interior, una luz suave recorre todas las estancias del Parador, minimalista, delicado, moderno, el único que rompe con la línea de edificios históricos, el símbolo de modernidad de la red. Invitan sus jardines, vestidos de verde mediterráneo, al descanso y el relax. Y su bar, a disfrutar de la vida y las delicias gastronómicas andaluzas, del más tradicional saber culinario, mezcla de los pueblos que se acostumbraron a vivir en estas tierras, y de los productos de la fértil vega, de oliva y hortalizas en abundancia que riega el Guadalhorce, el cauce que los árabes bautizaron como el 'río del silencio'.

 

Quiero escaparme a Antequera

Parador de Ronda

Parador de Ronda

Ese mismo sol se precipita sobre el inmenso acantilado del Tajo en Ronda. Tan profunda la hendidura que no llega hasta el final del precipicio de 120 metros en vertical. A ese tajo sobre el Tajo se asoma el Parador de Ronda, casi colgada su piscina de la cornisa. Es un lugar emblemático para un Parador único que ocupa la antigua casa consistorial y conserva la vieja fachada, la arcada original que forma su galería de soportales, las bellísimas cornisas y su  primer reloj.

Ronda invita a un paseo sin prisas, entre sol y sombra, para llegarse a su famosa plaza de toros, la primera que hubo en España, o descubrir el rastro de la antigua medina árabe en la orilla sur de Guadalevín, caminar por la alameda del Tajo hasta el abismo mismo. El Parador ofrece el majestuoso espectáculo de un ciudad misteriosa y sinuosa vista desde las habitaciones, muchas de ellas dúplex y con bellísimas terrazas. suave albero y rojo para el interior, combinado con verdes y azules en estancias luminosas bañadas por el sol que da calor a su impresionante piscina, al borde del acantilado, y a una terraza que recibe los rayos intentando dar luz, de mañana, a la hora de los desayunos en Paradores, a la hondura del Tajo.

Quiero ver amanecer desde Ronda

 

Parador de Nerja

 Parador de Nerja

Otro acantilado invita a recibir un amanecer distinto en el Parador de Nerja, sobre el mar mismo, divisando playas hermosísimas que recorrieron hace 42.000 años los hombres primitivos. Recibe al viajero un imponente y suave jardín de verdor inmenso, recortado sobre una bahía escarpada, tallado el césped sobre un paisaje azul que compite en color con el de la piscina. Es el Parador de Nerja un balcón sobre el mediterráneo, con habitaciones con terraza que dan al mar, espacios privados con espectaculares vistas al agua origen de nuestra civilización. El único hotel de la red de Paradores que tiene un ascensor propio que baja directo a la playa. Aquí se va el día entre balcones y jardines, ante una mesa con las delicias de esta tierra, el aceite exprimido a las olivas y el jugo de las buenas vides, mientras el sol se oculta entre los picos de la sierra de Almijara y los acantilados recortados al mar.

Quiero viajar al Parador de Nerja

Parador de Málaga Golf

Parador de Málaga Golf

 

Verde y cuidado recibe el sol del amanecer el campo del Parador de Málaga Golf. Césped y arena para disfrutar de la naturaleza y el deporte. Es el más deportivo y exclusivo establecimiento de la red de Paradores, un paraíso de clima suave y sol ardiente para los amantes del golf. Lujo en una sucesión de bungalows de planta baja, unidos ente sí con vistas al mar y el green. 18 magníficos hoyos -old course- y otros 9 hoyos link para uno de los mejores campos de la Costa del sol, una maravilla a orillas del mediterráneo. Todas las habitaciones miran al mar que dominaron los romanos y que ha marcado un estilo de vida. su inmensa piscina compite en color con el mar, frente a una playa de inmensa arena blanca.

 

Quiero escaparme a Málaga Golf