El encanto de Segovia al abrigo del invierno

La mayoría de las ciudades de España tienen una belleza propia y característica que hace que cada año miles de viajeros las escojan como destino de viaje cuando llega el buen tiempo, pero lo cierto es que hay ciudades que en invierno presentan una cara aún más bella. Es el caso de Segovia, una ciudad de Castilla y León que adquiere más encanto si cabe en la época invernal gracias a la magnificencia de monumentos como el Alcázar, el acueducto romano y la torre de la Catedral. Cuando nieva estos lugares se convierten el algo maravilloso de ver.

Parador de Segovia vistas de la ciudad

Te animamos a que te adentres en la magia del invierno durante tu visita a Segovia a través de nuestro hotel con encanto desde el que disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Desde aquí podrás admirar la Ciudad Patrimonio de la Humanidad mientras pruebas las delicias de la cocina regional. El frío del exterior se convierte en un cálido abrazo tanto en el restaurante como en el salón chimenea del Parador.

Lugares pintorescos

Segovia es una de las ciudades más históricas de España y aún conserva el encanto del Viejo Mundo a través de sinuosas calles, la muralla medieval y las numerosas fortificaciones que salpican los alrededores de esta capital de provincia

Quiero irme al Parador de Segovia


Parador Segovia

Cuando el invierno llega a la ciudad, las vistas se convierten en algo especialmente bello, como el antiguo Alcázar, una gran fortaleza con delicadas torres del que se dice que inspiró a Walt Disney cuando soño con la imagen del castillo de la Bella Durmiente. Cuando la nieve se posa sobre las murallas y cubre la cúpula de la Catedral Gótica y la glorieta de la Plaza Mayor, el espetáculo es digno de admirar.

Te recomendamos dar una vuelta por la calle Juan Bravo, en la que encontrarás numerosos artistas locales y tiendas de artesanía. Echa un vistazo a edificios como la Casa de los Picos, un palacio del siglo XV recubierto por curiosas piedras pintiagudas. Para terminar, colócate bajo los arcos del acueducto romano, del siglo II y déjate llevar por la belleza de la Plaza del Azoguejo. No dejes de hacerte una foto aquí, quedará como una postal.

Un retiro elegante

Cuando el viento arrecie cobíjate en el Parador de Segovia y siéntete como en casa admirando la ciudad majestuosa. Las espectaculares y panorámicas vistas de la ciudad es el lugar perfecto para relajarte y picar algo. Además puedes aprovechar para sumergirte en su piscina cubierta o liberar tensiones en la sauna.

Parador SegoviaEstas son las vistas desde el Parador de Segovia por la noche

Por la noche regálate con una cena perfecta en el restaurante del Parador, donde prodrás disfrutar de una de las delicias gastronómicas más reconocidas de la zona: el cochinillo asado al estilo tradicional. Ah, y otro plato imprescindible para combatir el frío del invierno: los judiones de La Granja.

Cochinillo Parador de Segovia

¿Preparado para empezar una escapada en Segovia? ¡No te lo pienses más!