Las campanas de San Pedro de Villanueva volverán a "doblar" por el "campanu"

El próximo domingo se abre la veda de la pesca con muerte del salmón en los ríos Asturianos y con ella llega uno de los acontecimientos más apasionantes del año en el Principado, la subasta del primer ejemplar echado a tierra, conocido como “campanu”. Una disputada pieza que alcanza precios estratosféricos.

La puja por el “campanu” del Sella tiene lugar en Cangas de Onís y despierta gran expectación. Uno de los lugares donde se vive con más pasión este ritual es el Parador de Turismo, ubicado a orillas del río, en lo que fue el monasterio de San Pedro de Villanueva. Como marca la tradición, las campanas de su iglesia se harán sonar para anunciar a los cuatro vientos que la preciada pieza de este exiguo salmónido ha sido capturada. Una ocasión realmente singular, puesto que es único día del año, en que tañen.

Parador de Cangas de Onís

El “campanu” debe su nombre precisamente a este cenobio benedictino, desde cuyo campanario se realizaba desde tiempos inmemoriales un toque de júbilo cuando los primeros salmones hacían su aparición en el río para avisar a la población.  “Se llama así por la campana de San Pedro de Villanueva, aunque por ser también justos con nuestros vecinos del occidente de Asturias, el Monasterio de Cornellana también tenía la misma tradición con el Narcea. Los monjes hacían sonar la campana cuando el salmón estaba en el río”, explica” Ignacio Bosch, director del establecimiento. Y es que el monasterio ejercía, por concesión real, el control del río en el tramo comprendido entre Cangas y Arriondas, cobrando tributos a quienes pescaban en sus aguas.

Para dar la bienvenida al “príncipe del río”, desde hace ya unos años el Parador venía organizando la víspera una cena monacal en mesa única, siguiendo la regla benedictina, en el claustro del monasterio con un menú basado en platos vinculados con la cultura del río y sus productos, maridados con vinos asturianos. Un evento que constituye un acontecimiento social, pero que este año se ha tenido que suspender por coincidir con una boda multitudinaria que precisa de todo el espacio del establecimiento.

PROTAGONISTA DE LA CARTA

Sin embargo, los amantes de este manjar no deben desesperar puesto que en cuanto comienza la temporada del salmón el Parador lo incorpora a su carta en diferentes texturas y elaboraciones. Eso sí, Ignacio Bosch, advierte de que no pueden servir salmón salvaje de los ríos de Asturias ya que, salvo el “campanu”, por el que se han llegado a pagar 18.000 euros, está prohibida su comercialización “puesto que está muy diezmada la población”.

salmón asado

En la carta de primavera de este año se podrán degustar como entrantes los raviolis de salmón, tomate ibérico y maracuyá y el torto de primavera con salmón marinado, aguacate y cebolla encurtida. Y entre los segundos platos, se mantiene el salmón ahumado y asado, aunque con una variación, puesto que se sirve con caldo ligado de soja y miel.

salmones Parador de Cangas

Pero además de saborearlo, Ignacio Bochs recomienda no perderse el vistoso e incomparable espectáculo que ofrece la “salmonera”. Una época en la que pueden contemplarse los acrobáticos saltos que protagonizan los salmones para remontar el curso fluvial hasta alcanzar el punto donde desovar, salvando desniveles de hasta cuatro metros y dejando entrever, entre la espuma, sus deslumbrantes cuerpos plateados.

 

 

Quiero irme al Parador de Ciudad Rodrigo