"Me encanta lo cotidiano cuando se vuelve arte”

Ana Merino

Escritora, ganadora del Premio Nadal 2020

 

La flamante ganadora del Premio Nadal, Ana Merino, ha construido en El Mapa de los Afectos un relato con historias que se engarzan en la red que forman las vidas de un pueblecito del midwest americano. En tiempos sombríos, en los que parece que la maldad gana por goleada, Merino apuesta por la calidez humana como bálsamo para reparar las vidas y el mundo. No todo está perdido…

 

Ana Merino

 

 

Con El Mapa de los Afectos, su primera novela, se estrena en este género por todo lo alto. ¿Tras la espuma de los primeros momentos cómo está digiriendo ser la ganadora del Nadal?

Es maravilloso descubrir que mi imaginario literario y su universo de personajes ha encontrado a unos lectores que lo celebran y lo premian. Además, las reseñas críticas son muy generosas y coinciden con el jurado y los lectores. Es un premio que dialoga con grandes libros, con una genealogía clave de la literatura. Me siento muy afortunada.

 

 ¿Qué le ha aportado a su mirada de autora el hecho de haberse establecido en Estados Unidos desde hace 25 años?

En este cuarto de siglo he podido interiorizar la experiencia americana y convertirla en poso de imágenes y sensaciones literarias. Muchas de las vivencias y de los comportamientos de esa cultura que he podido observar se han transformado en materia prima. Pero esa curiosidad también estaba impregnada de mi perspectiva española y creo que eso lo enriquece.

 

 Su novela tiene lugar en un pueblo del midwest americano. ¿Es la América real? ¿Cuánto dista de la América de nuestro imaginario colectivo?

La América de mi novela es la rural, la de los grandes campos de maíz y carreteras interminables. Es la más parecida a mi propia realidad, en la Iowa que llevo viviendo una década. Pero antes tuve la experiencia de un pueblecito en las montañas de los Apalaches. En el imaginario colectivo español tendemos a pensar en las macro ciudades estadounidenses, pero hay muchísimos territorios marcados por la realidad agrícola y ganadera. Son zonas extensísimas de núcleos de población aislados, pero llenos de dinámicas sociales muy ricas: granjeros, población migrante, maestros de escuela, veteranos de guerra o gente mayor retirada.

 

Ha declarado su amor por Edgar Lee Masters y su Antología de Spoon River. ¿De qué manera le ha pesado esta lectura a la hora de plantearse El Mapa de los Afectos?

Cuando aterricé en Estados Unidos hace casi veinticinco años llevaba conmigo ese poemario. La idea de un universo coral en la que los protagonistas de un pueblo inventado se comunicaban desde el epitafio de sus tumbas me maravilló. Los versos tenían una pulsión narrativa llena de vidas inquietantes. Me encanta lo cotidiano cuando se vuelve arte y enriquece las tramas con ritmo.

 

Entre otras influencias declaradas están los comics. ¿No arrugarán la nariz los santones de la literatura?

El cómic forma parte de mi formación lectora. En esta novela hago un guiño a los cómics de los Cuatro Fantásticos de MARVEL. La idea del bien y el mal sirve para definir la personalidad adolescente de Samuel, uno de los personajes. Mi novela dialoga con la forma de hacer cómic coral de los Hermanos Hernández, Jaime y Gilbert, en la década de los ochenta. Ellos fueron los pioneros de la ficción literaria del cómic alternativo y crearon pequeños universos de personajes femeninos.

 

"En esta novela hago un guiño a los cómics de los Cuatro Fantásticos de MARVEL"

 

 

La comunidad se erige en su obra como un personaje colectivo, con una red de relaciones que marca el devenir de la historia ¿De qué manera somos el fruto de nuestra red más próxima?

La convivencia marca nuestra cotidianeidad y la capacidad que tenemos para convivir en armonía y enfrentarnos a diferentes retos. Somos parte de comunidades con las que necesitamos interactuar para sentirnos plenos y acompañados. Además, es a través del sentimiento de comunidad que podemos superar juntos las dificultades.

 

¿Sobrevivirá esta vida de comunidades al aislamiento de este nuevo siglo y las relaciones a través de las redes sociales?

Siempre se vuelve a la convivencia y al intercambio de ideas y de afectos. No estamos solos, aunque vivamos en espacios aislados y distantes. Las redes sociales tienen que ser instrumentos que faciliten información y sirvan de apoyo, pero el contacto humano es fundamental. Yo creo que se volverá a las pequeñas comunidades y habrá un uso más racional del medioambiente. Ese tema también sale en la novela.

 

"Yo creo que se volverá a las pequeñas comunidades y habrá un uso más racional del medioambiente"

 

¿Cómo fueron surgiendo estos personajes que pueblan su novela?

Han surgido de la curiosidad y de la imaginación que piensa en el misterio de las vidas ajenas. A lo largo de los años me he ido fijando en lo que evocan las personas con las que me he cruzado. Esos rostros, sus vivencias y lo que intuía de su mundo interior han sido la base que ha inspirado mi novela.

 

Aunque hay compañeros de profesión que encuentran más peso en la maldad humana a la hora de construir historias, usted apuesta por la bondad…

La materia prima de la bondad me parece que tiene pliegues más ricos y es un reto literario muy estimulante. La novela reflexiona sobre la complejidad de la bondad desde un amplio abanico de personajes que crecen y aprenden a interpretar el mundo y la realidad que les ha tocado. Hay mucha empatía en esta novela, que combina el lirismo narrativo con una trama trepidante donde la bondad tiene una expresividad comunitaria que funciona muy bien.

 

Usted se ha definido como una activista de la educación ¿Será la educación la que salve al mundo?

La educación es clave, por eso hay que apoyar a los maestros para que en las escuelas la lectura literaria sea fundamental en la formación emocional de los más pequeños. Para que el hábito de la lectura se consolide en todas las etapas formativas hasta la universidad. La inteligencia emocional y la creatividad están directamente relacionadas con la lectura literaria. Lo ideal es que los libros y la lectura estén en los hogares y en las escuelas con sólidos planes de estudio y buenas bibliotecas, y se asocie a la idea del conocimiento y la empatía.

 

"La inteligencia emocional y la creatividad están directamente relacionadas con la lectura literaria"

 

En este sentido, podría decirse que tuvo una educación sentimental privilegiada en una familia en la que los libros formaban parte del día a día más común…

Efectivamente, he crecido rodeada de libros junto a unos padres que me han transmitido un amor inmenso por la literatura. Eso ha marcado mi personalidad y mi compromiso con la lectura en todas las etapas de la vida.

 

Autor: Luis Tejedor.

Fotos: Ediciones Destino.

 

 

 Ana Merino portada

 

El mapa de los afectos

Premio Nadal 2020

Ana Merino

Editorial: Ediciones Destino

Número de páginas: 217

 

Valeria, una joven maestra de escuela que tiene una relación secreta con Tom, que le lleva treinta años, se enfrenta al dilema de los sentimientos y quiere entender el significado del amor. En el pueblo donde enseña, Lilian desaparece sin motivo aparente mientras su marido está en la otra punta del mundo. Greg, un hombre a quien le pierden las mujeres, frecuenta un club de alterne de los alrededores para ahuyentar su descontento, hasta que un día se ve descubierto de la peor manera posible.

El mapa de los afectos persigue el rastro de las personas que construyen las historias escondidas de los lugares; sitios donde se evocan ausencias, sucesos extraños, donde ocurren crímenes inexplicables, se convive con las tensiones personales y familiares y donde solo la pulsión del bien sedimenta el poso necesario para seguir viviendo.