Otro mundo bajo el mar

Quizá porque el submarinismo favorece la evasión de la rutina y el estrés acumulado en el día a día, gana adeptos año tras año. Además, es uno de los deportes acuáticos más completos. Bajo el agua, el silencio y la tranquilidad lo envuelven todo. La ausencia de sonido sólo se ve perturbada por el burbujeo del regulador y la respiración, que se vuelve lenta y profunda. Bajo el mar, todo sucede despacio. Sin el lastre de la gravedad, con cada aleteo, la sensación de paz y sosiego es única.

 

Buceo

 

España puede presumir de infinidad de lugares para bucear y practicar submarinismo en muchas de sus costas. Un reclamo para los amantes de este deporte que viajan deseosos de descubrir algunos de los mejores puntos de inmersión de Europa. Las condiciones meteorológicas permiten que se pueda practicar en cualquier época del año y no solo en las distintas aguas que bañan la península, sino también en los archipiélagos.

 

El Hierro, Islas Canarias

Si hay un destino icónico para bucear en España es, sin duda, El Hierro, en las Islas Canarias. Sus aguas cristalinas cuentan con una temperatura media anual de 21º C, con mínimas de 18 y máximas de 25º C, que la convierte en el hábitat ideal para recibir cada año especies marinas como rayas, tortugas, atunes, delfines, barracudas, peces globo… Una biodiversidad que surge gracias a las corrientes que se dan en el archipiélago, que provienen tanto del Atlántico como del Mediterráneo. La variedad también es el resultado de las erupciones volcánicas que tuvieron lugar en 2011 y que regeneraron el fondo marino de la isla. Declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera y Geoparque El Hierro posee una visibilidad de más de 30 metros y un verdadero espectáculo de vida y belleza bajo el mar.

 

buceo 1

 

Illes Medes, Cataluña

Formado por siete islas pequeñas y algunos islotes, el archipiélago de las islas Medas (en catalán: Illes Medes) es el paraíso submarino de la Costa Brava y uno de los destinos más elogiados del Mediterráneo. Ubicado cerca de la playa del Estartit (Girona) sus aguas esconden una biodiversidad que cuenta con centenares de especies animales distintas, así como diferentes tipos de algas, corales o diferentes especies de estrellas, entre muchos otros. Los submarinistas más aventureros y expertos pueden realizar rutas espeleológicas a través de las distintas cuevas submarinas o incluso visitar un barco hundido. Una experiencia que, sin duda, no deja indiferente a nadie.

 

buceo 2

 

Cabo de Gata, Andalucía

Otro de los destinos preferidos para practicar submarinismo se encuentra en tierras andaluzas. Almería esconde una de las maravillas naturales más preciadas del país: El Cabo de Gata. Clasificado como Parque Natural Marítimo-Terrestre ofrece a los submarinistas unas condiciones excelentes para descubrir sus tesoros marinos: buen clima, aguas cristalinas y poca profundidad. La posidonia, planta endémica del Mediterráneo que actualmente está en peligro de extinción es uno de los regalos que esconden sus aguas, además de su gran biodiversidad de peces espectaculares.

 

buceo 3

 

 Islas Cíes, Galicia

Aunque el agua del Atlántico tiene una temperatura media más alta que la del Mediterráneo, no se pueden obviar algunos lugares donde las inmersiones se convierten en experiencias inolvidables. Entre estos parajes se encuentran las Islas Cíes, ubicadas al sur de Galicia y que desde 2002 forman parte del Parque Nacional das Illas Atlánticas, por lo que la diversidad de sus ecosistemas submarinos es difícilmente igualable. Gorgonias, caballitos de mar, pulpos, congrios, erizos, morenas, conejos de mar, centollos, langostas, sepias, rayas, estrellas de mar, son solo algunas de las numerosas especies que los buceadores, más o menos experimentados, podrán ver baja las aguas gallegas.

 

buceo 4

 

Texto: Anna Burgstaller

Fotos: Turismo Canarias