Piña herreña, una tropical nota agridulce en la cocina de los Paradores canarios

El repaso a algunos de los productos singulares de kilómetro cero que nutren las despensas de Paradores nos lleva hasta las islas Canarias para hablar de la piña herreña. La piña “Ananas comosus” se llama así por la similitud con las piñas de los pinos, aunque el término ananás proviene del idioma tupi, de Brasil, que significa fruta deliciosa.

 

piña herreña

 

La piña era un símbolo de hospitalidad en las tribus indígenas y se ofrecía a los visitantes como signo de amistad. Cristóbal Colón, en su segundo viaje en noviembre de 1493, dio con ella en la isla de Guadalupe. Pronto descubrieron los marineros que lo acompañaban que con esta fruta podrían prevenir el escorbuto, y desde entonces la producción de piña se extendió por el mundo.

En los años ochenta del siglo pasado se introdujo el cultivo de piña en El Hierro, la isla más pequeña del archipiélago. Hoy en día el municipio de La Frontera es el principal productor de esta fruta. Las variedades de piña tropical que más se producen son la Roja Española y la MD2 o Gold. En 2020 la producción obtenida ha sido de 1,3 millones de kilos.

 

piña

 

La variedad Roja Española tiene un tamaño mediano. De hojas cortas y pequeñas, su peso suele estar entre 1 y 1,2 kg, su color externo suele ser amarillo-anaranjado y en forma de barril, y su pulpa es carnosa y de un color blanquecino. Se compone en un 85% de agua, siendo un alimento muy bajo en calorías. Es rica en vitamina C, A, B1, potasio, magnesio, hierro y ácido fólico. Una de sus principales curiosidades es que contiene una enzima llamada bromelina que facilita la digestión.

Sus funciones más destacadas son la depurativa, ayudando a regular la circulación en el hígado; la antiinflamatoria, muy útil en los casos de tendinitis y afecciones reumáticas; es protectora frente al cáncer, ya que interfiere en el desarrollo de células malignas; anticatarral, por su alto contenido en vitamina C, y resulta buena para la piel ya que ayuda a limpiar y sanar heridas, cicatrices y úlceras.

 

Parador de Guadalupe Ensalada de piña con langostinos con vinagreta de mostaza y naranja

Ensalada de piña con langostinos y vinagreta de mostaza y naranja.

 

Caracterizada por su fragancia y su peculiar sabor, entre dulce y ácido, en el Parador del Hierro suelen hacer elaboraciones muy distintas con esta magnífica fruta, como ensaladas o postres. Si bien en la carta actual se puede encontrar una ensalada de piña herreña con ventresca de bonito y papaya, en su habitual oferta de platos figuran también recetas como el carpaccio de piña y langostino; la fruta al natural con "miel de palma"; combinada con melón y jamón serrano,  o una ensalada de piña, melón y ahumados con vinagreta de mostaza y manzana.

 

Reserva mesa en el Parador de El Hierro

 

Su jefe de Cocina, Carlos Sánchez, es un gran enamorado de esta fruta, como bien evidenció en la receta que en mayo del año pasado compartió desde su casa en este blog durante el confinamiento: Ensalada de quinoa con vinagreta de piña y menta.

 

Ensalada de quinoa con vinagreta de piña

Ensalada de quinoa con vinagreta de piña y menta.

 

En otros Paradores del archipiélago también es habitual el uso culinario de esta fruta autóctona. Así, entre las especialidades de La Gomera figuran tres carpaccios en los que la piña se combina, respectivamente, con gambones y una ligera salsa rosa, con langostinos y caviar de Mújol, y con mango y una vinagreta de soja. En La Palma apuestan, asimismo, por presentar la piña tropical isleña partida en finas láminas que acompañan con salmón ahumado y mahonesa de parchitas (maracuyá).

La utilización de este "exótico" ingrediente ha trascendido también a la península. Un claro exponente es el Parador de Toledo donde preparan un Lomo de ciervo de los montes de Toledo marinado en jugo de piña con patata y pimientos que evidencia que su toque agridulce le va divinamente al bravío de la carne de caza.

 

Delicias navideñas

 

Asimismo, son muchos los Paradores que lo incorporan a diferentes recetas especiales como se pudo comprobar por ejemplo en los menús navideños de  este año de León (Trufa de chocolate sobre salsa de coco y piña), Argómaniz (Tronco de navidad, sorbete de piña y ensartado de fruta), Ayamonte (Timbal de brazuelo de cordero, patatitas, piña asada y cous cous), Arcos de la Frontera (Brocheta de langostinos y piña en tempura azahar con salsa de yogur), Tortosa (Ensalada de bogavante, setas, piña y granada), Olite (Ravioli de piña caramelizado con marisco) o Benicarló (Lingote de cordero del maestrazgo  deshuesado, piña asada y puré de pimiento amarillo a la menta).

 

Elige Parador y reserva mesa