Ruta por Paradores norteños: un soplo de aire fresco

Verde y azul, calor y frescor, mar y montaña. El norte peninsular es contraste y sorpresa. Os prometemos una ruta por las ciudades, el mar, el interior y hasta las mismísimas entrañas de la tierra. Un soplo de aire fresco en un espacio absolutamente espectacular.

 

 Hondarribia

 

Arrancamos el recorrido en la ciudad guipuzcoana de Hondarribia, accediendo al casco viejo de la ciudad por la Puerta de Santa María. La estatua de un hachero nos da la bienvenida al espacio amurallado. En dirección a la Plaza de Armas nos espera la Calle Mayor, una de las más espectaculares de la ciudad y que culmina en la Iglesia de Santa María de la Asunción, de estilo gótico, construida entre los siglos XV y XVI. Justo al lado se enclava la Plaza de Armas, en la parte más alta del casco viejo y donde destaca el antiguo Castillo de Carlos V, ahora Parador. Si accedes por la Puerta de San Nicolás al casco viejo llegarás el mejor lugar para ver la muralla de la ciudad y bajar hasta el Baluarte de la Reina, una antigua fortificación que se puede visitar.

 

Pintxos

 

Parador de Hondarribia

 

No olvides acercarte al puerto y por supuesto a la playa de Hondarribia. Si te animas, la localidad francesa de Hendaya está justo enfrente.

Seguimos recorrido y nos dirigimos a la vecina comunidad de Cantabria hasta llegar a Limpias, en la zona oriental, entre las localidades de Laredo, Colindres, Ampuero y Liendo. Esta villa histórica, tranquila y acogedora, está situada junto al Parque Natural Collados del Asón. Es famosa por albergar la imagen del Santo Cristo de la Agonía, que se encuentra en la iglesia de San Pedro, y posee una gran arquitectura civil que se deja ver en casonas como la de Pereda y el palacio de Eguilior, hoy Parador de Turismo. Imprescindible es, también, la iglesia parroquial de Seña, el Palacio de los Condes de Limpias, Casa de Albo y Casa-torre El Palacio.

 

Parador de Limpias

 

Cerquita, un poco de aventura y diversión. En Laredo, el Puerto Deportivo acoge a lo largo del año travesías de cruceros en las que la navegación, la competición y la camaradería se suman para convertir los terceros sábados de cada mes en un evento náutico y lúdico al cincuenta por ciento. Organizadas por el Real Club Náutico de Laredo, las travesías se han convertido en una cita para los barcos de la zona. El sistema de competición no es de regata convencional, sino que se van dando las salidas de las embarcaciones en orden inverso a su velocidad, de forma que todos los participantes finalicen prácticamente en el mismo tiempo.

 

Laredo

 

Sin abandonar Cantabria, Santillana del Mar se revela como una de las localidades de mayor valor histórico-artístico de España. Toda la villa es monumento y no es mentira como el apelativo cariñoso que la define: “ni es santa, ni es llana, ni tiene mar”. Lo suple con el encanto de sus calles medievales, salpicadas de múltiples talleres artesanos, amén de la intensísima actividad cultural que la caracteriza. Destacan en la villa la Colegiata de Santa Juliana del siglo XII, el primero y más importante de los exponentes del arte románico en Cantabria y las torres de Merino y Don Borja.

 

Colegiata de Santillana

 

La historia de Santillana del Mar está ligada a las Cuevas de Altamira, que albergan las pinturas prehistóricas más famosas del mundo. Definida como la Capilla Sixtina del arte rupestre, la cueva solo es visitable por reducidísimos grupos. Sí es posible disfrutar de la Neocueva en el Museo de Altamira, una réplica exacta y que se ubica a escasos metros de la cavidad original.

 

Altamira

 

No abandonamos la cornisa cantábrica y obligado es el alto en Gijón. Un plan más tranquilo. En el jardín Botánico Atlántico, la naturaleza es arte y se aúna una interesante propuesta turística con la ciencia y el desarrollo de un amplio abanico de actividades para todos los públicos. En periodo estival no te puedes perder las noches mágicas.

 

Gijón

 

Durante el día, el Acuario de Gijón ofrece más de 60 ecosistemas donde se recrean la flora y la fauna de los principales mares del mundo. A través de un recorrido de unas dos horas de duración, se pueden contemplar 400 especies diferentes de vertebrados e invertebrados. Pacífico, Índico, Mar Rojo, el colorido de los peces tropicales… conviven con la fauna autóctona de los ríos asturianos y la Costa Cantábrica.

 

PARADOR DE HONDARRIBIA

 

Conocido también como el Castillo de Carlos V, la construcción del parador data del siglo X. Destaca la piedra inmensa y desnuda que enmarca el patio, rodeada de verdes enredaderas y coronada por espacios adornados con arcos, forjados y artesonados. Las vistas desde algunas habitaciones y desde la terraza sobre la costa francesa y el mar completan la belleza indescriptible del lugar.

 

Parador de Hondarribia

 

Reserva en el Parador de Hondarribia

 

PARADOR DE LIMPIAS

 

Es un palacio del siglo XX convertido en parador, en un lugar recogido, que invita al descanso y al paseo por cuidados jardines. Al margen de confortables habitaciones y una reconocida cocina, el Parador de Limpias ofrece piscina de temporada, pista de tenis y de paddle, una completísima sala infantil de juegos y amplios y luminosos salones, ideales para celebraciones familiares y de empresa. El lugar invita al relax, a perderse por otros pueblos vecinos de la bella Cantabria y a disfrutar de sus fabulosas cuevas, playas, paisajes y conjuntos históricos.

 

Parador de Limpias

 

Reserva en el Parador de Limpias

 

PARADOR DE SANTILLANA DEL MAR

 

Es una encantadora casona de nueva construcción que mantiene la arquitectura típica de la zona y está perfectamente integrada en esta bella localidad, declarada Monumento Nacional. Habitaciones confortables y un agradable ambiente ayudan a encontrar reposo y tranquilidad y a disfrutar de este cuidado pueblecito medieval de calles adoquinadas. El centro histórico de Santillana del Mar tiene la particularidad de que tan sólo puede visitarse a pie; no encontrarás coches, lo que hace que el recorrido sea muy especial.

 

Parador de Santillana del Mar

 

Reserva en el Parador de Santillana del Mar

 

PARADOR DE SANTILLANA GIL BLAS

 

El hotel se instala en la bella casona de los Barreda-Bracho, en la plaza de Santillana del Mar. El portón se abrirá para que descubras habitaciones confortables y estancias diáfanas y acogedoras, con suelo de madera y cuidada decoración tradicional y elegante.

 

Parador de Santillana Gil Blas

 

Plato Santillana Gil Blas

 

Reserva en el Parador de Santillana Gil Blas

 

PARADOR DE GIJÓN

 

El Parador de Gijón ocupa un viejo molino centenario en el Parque de Isabel La Católica. Su interior es acogedor y tiene un restaurante ideal para reuniones familiares o de trabajo. Desde aquí se puede iniciar un paseo por la playa de San Lorenzo, que une la ciudad con el mar Cantábrico, o por el barrio marinero de Cimadevilla y el cerro de Santa Catalina, desde donde la costa cantábrica regala una preciosa panorámica.

 

Parador de Gijón

Fabada

 

Reserva en el Parador de Gijón

 

Autor: María José Prieto

Fotos: Paradores de Turismo de España / Shutterstock