“Soy amigo de adentrarme en personajes con alma de perdedores”

Javier Gutiérrez

Actor

Avanza con la misma seguridad, y el mismo acierto, por los terrenos del teatro, la televisión y el cine. Uno de los actores más solventes de su generación ya nos dejó sin aliento en La Isla mínima, lo que le valió un Goya. Convertido en un nombre imprescindible nos presentaba en 2017 el que entonces era su último trabajo Plan de Fuga, una intensa historia de atracadores.

 

Javier Gutiérrez

 

¿Qué tal se está acogiendo Plan de Fuga en Málaga?

Es una película muy clásica de atracos. Más que cine de acción es cine de personajes y en este momento en que todo va tan deprisa y la vida es tan adrenalítica está bien reposar y que el espectador pueda disfrutar de las buenas historias y personajes con enjundia.

 

¿Necesitamos buenas historias más que nunca?

El cine no solo es para evadirse y entretenerse. Cumple una labor social y las buenas historias tienen que invitarnos a pensar. A veces tienen que ser un puñetazo en la boca del estómago para que la gente reaccione. Como espectador quiero que me cuenten buenas historias que me atraviesen y que salga del cine transformado, que me hagan reflexionar.

 

El director de Plan de Fuga, Iñaki Dorronsoro, asegura que en esta historia se ve lo mejor y lo peor…

Cuando aparece el dinero salen a relucir todas las miserias (sonríe). En cuestiones familiares cuando se muere el patriarca o la matriarca y hay que repartir la herencia sale lo más miserable del ser humano y en este caso la historia va de eso. Hay mentiras y traiciones porque hay mucho dinero en juego. Todos quieren la mayor parte del botín.

 

Javier Gutiérrez

 

Personajes tan al límite son un caramelo para un actor…

En mi caso yo interpreto al amigo del protagonista, Alain Hernández, un yonki. Hasta ahora no me habían propuesto algo así y me apetecía probar algo diferente. Soy amigo de adentrarme en personajes con alma de perdedores, que tienen poco que ganar. Me apetecía mucho ponerme en la piel de un personaje así que se mueve en un alambre muy fino. Cuando uno interpreta a un drogadicto, a un alcohólico o a un discapacitado se corre el riesgo de pasarse o  de no llegar. Más allá del resultado se disfruta mucho con el proceso creativo.

 

Coincides por tercera vez con Luis Tosar ¿Se crea una química especial entre actores al repetir rodajes?

Luis Tosar me parece uno de los grandes actores de este país que está por encima de cualquier elogio y es un gustazo coincidir con él. En el set y fuera del set. Quien no lo conozca, más allá del Luis Tosar actor hay un Luis Tosar persona que es todo un regalo para los que coincidimos con él. Respecto a la química, cuando ya conoces la forma de trabajar hay mucho camino hecho y cuando es un actor como Luis que te da tantas posibilidades y es tan generoso, es mucho más. Hay compañeros como Tosar, Eduard Fernández, Alberto Sanjuan, con los que he trabajado sabes que no te va a pasar nada malo. Uno se entrega y vuela más alto.

 

“He ido a muchísimos Paradores, sobre todo al de Ferrol. Me gusta mucho desayunar allí. Siempre que puedo voy”

 

¿Qué te estimula en este momento de tu carrera?

Buenos personajes y buenos proyectos. En quince días comienzo a rodar la nueva película de Javier Fesser, Campeones, que habla del mundo de la discapacidad. Estoy muy ilusionado con este proyecto. Hay que marcarse retos. Uno en su carrera intenta ponerse obstáculos, crecer y no repetirse. Esto a veces es complicado porque nos llaman para hacer cosas que ya nos han visto hacer y se tiene el miedo a encasillar-se. En cualquier caso, bienvenido sea el encasillarse porque nuestra profesión está pasando un momento muy delicado con compañeros en el paro, el 92% de la profesión. Estoy en el saco de los actores que tienen el privilegio de trabajar de una manera continua y soy muy consciente de eso. Lo llevo con alegría y una enorme responsabilidad porque hay compañeros con más talento que yo en el paro. Uno intenta hacer un buen trabajo y superarse. Tengo una responsabilidad con mi trabajo y con el no-trabajo de los demás.

 

Javier Gutiérrez

 

Tengo entendido que usted tiene un buen paladar, que disfruta de la buenos productos y la buena mesa…

(Se rié) ¡Ayer mismo disfrute de una ensaladilla de gambas aquí en Málaga que te quieres morir de buena! Mi madre no se lo cree porque de pequeño comía fatal pero ahora me gusta muchísimo. Disfruto de una buena comida y un buen vino. Así como hay gente que se gasta dinero en coches o en ropa yo prefiero gastarlo en buenos restaurantes. Creo que cocinar es un acto de amor y soy un enamorado de nuestra gastronomía.

 

¿Conoce la red de Paradores? ¿Tiene alguno favorito?

¿Por supuesto que la conozco! He ido a muchísimos Paradores. Soy de Ferrol y allí hay uno. Me gusta mucho ir a desayunar allí. Tiene mucho sabor y hay vistas espectaculares. Siempre que puedo voy. Los Paradores están en los mejores lugares, con muy buena atención y buena cocina y el trato suele ser exquisito.

Texto: Luis Tejedor.

Fotos: Julio Vergne.