Torrijas de leche con licor de bellota, de Mari Luz Luis (Chef del Parador de Guadalupe)

¿Ya pensabais que os íbamos a dejar huérfanos del dulce de Semana Santa por excelencia? Pues no. En Paradores nos encantan los postres tradicionales y en estos días no podía faltar la receta de las torrijas, presentes en las cartas de muchos de los restaurantes de la red hotelera pública, para que cuerpo y espíritu se den un homenaje en esta cuarentena.

Una de las representantes de la nueva generación de mujeres que viene empujando fuerte al frente de los fogones de Paradores, Mari Luz Luis, la flamante chef de Guadalupe -tras un periplo de tres años por los Paradores de Trujillo, Cáceres, La Granja y Gredos apenas le dio tiempo a estrenar su primera jefatura el pasado ¡1 de marzo!-, se ha animado a compartir con vosotros esta elaboración a la que aporta su toque personal con la incorporación de uno de los espirituosos típicos de su tierra extremeña: licor de bellota.  Y no os preocupéis si hay niños en la familia, porque el alcohol se puede evaporar. ¡De rechupete!

 

 Mari Luz Luis, chef de Guadalupe

 

Ingredientes para 8 uds:

    

  • Leche                                                             1 litro 
  • Canela                                                            1 ud.
  • Cáscara de limón                                           1 ud.
  • Cáscara de naranja                                        1 ud.
  • Azúcar                                                            150 gr.
  • Barra de pan del día anterior                        1 ud. 
  • Licor de bellota                                              100 ml.
  • Huevos                                                           4 und.  
  • AOVE                                                              c/s

 

Para terminarlas:

  • Miel de las Villuercas-Ibores o azúcar com canela c/s

                              

Elaboración:

Infusionar el día anterior la leche con la canela, la cáscara de naranja, la cáscara de limón y el azúcar.

Si no se desea que las torrijas lleven alcohol, poner el licor de bellota en un cazo y llevar a ebullición durante unos minutos para que se evapore y añadir a la infusión de la leche. Reservar.

Se puede sustituir el licor de bellota por licor de almendra, de cereza...

Al día siguiente, cortar el pan en rebanadas y empaparlo en la leche previamente colada.

Pasar por huevo batido y freír en abundante aceite. Freír por ambos lados, sacar y disponer sobre papel absorbente.

Terminar con miel al gusto o con azúcar y canela.

 

 Torrijas