La Escuela de Madrid

    Parador de Santiago de Compostela

    Fue a raíz de las inauguraciones de los Parador de Santiago y León en 1954 cuando se planteó la adquisición de obra de jóvenes artistas españoles. Esta iniciativa supuso el comienzo de la colección de pintura de la Escuela de Madrid de Paradores, quizá la más amplia que existe.

    Sólo el Parador de Santiago reúne más de ciento cuarenta obras de artistas vinculados a la Escuela de Madrid, entre los que destacan nombres como Martínez Novillo, Álvaro Delgado, Luis García Ochoa, Agustín Redondela o Menchu Gal. La  obra de estos artistas se enmarca en una España de posguerra, marcada por la pobreza y el desconocimiento de lo que desde un punto de vista artístico y cultural pasaba fuera de nuestras fronteras. Ubicar a estos artistas en el contexto político y social en el que desarrollaron su obra puede hacer entender la elección de la temática utilizada, lejana a cualquier controversia y huyendo de conflictos con el régimen político del momento, que a veces puede resultar demasiado inocente. Hay preferencia por los paisajes rurales, a menudo de Castilla, pero también trabajan el bodegón y el retrato. La Escuela de Madrid es un paso imprescindible para los futuros movimientos artísticos cargados de intelectualidad y sentido crítico.

    Encontramos obra de artistas vinculados a la Escuela de Madrid en la mayor parte de los paradores, pero destaca la representación en los Paradores de Santiago de Compostela  y León. 

    Escuela de Madrid

    Otras obras de esta colección