Vive la Historia. Parador de Jaén

Sobre un cerro a 800 metros sobre la ciudad de Jaén se alza una de las fortalezas más impresionantes de Andalucía. En lo más alto, junto al castillo de Santa Catalina, el parador es un edificio de nueva planta que ha tratado de igualar el aspecto militar y defensivo del resto del conjunto arqueológico.

Container

Ficha Técnica
Categoría: 
Edificio de nueva planta en recinto histórico
Fecha: 
1965
Arquitecto: 
José Luis Picardo
EL EDIFICIO

Distintas dataciones han confirmado la ocupación de este cerro desde, al menos, los cartagineses, pero los restos visibles más antiguos son los de la alcazaba árabe del siglo VIII. Esa importante alcazaba tuvo una característica forma alargada adaptada al cerro, muros de tapial y hasta doce puertas. Esa fortaleza más tarde conocida como el castillo viejo fue conquistada en el siglo XIII por los cristianos que, en siglos sucesivos, ampliaron la construcción por el lado este del cerro en dos recintos más: sobre el llamado alcázar de Abrehuí y, sobre todo, construyendo el castillo nuevo, llamado desde entonces de Santa Catalina. En ese momento se levantaron las líneas de muralla que vemos ahora y hasta seis torres. En el siglo XV, y por orden del condestable de Castilla, Miguel Lucas de Iranzo, ambas fortalezas se unieron y se construyó la inmensa torre del homenaje de unos treinta metros de altura. Cuando cayó el Reino de Granada fue perdiendo su función militar y, poco a poco, se abandonó. La fortaleza fue muy modificada a principios del siglo XIX durante la Guerra de Independencia cuando las tropas napoleónicas incendiaron una parte y construyeron nuevas edificaciones para hospitales, oficinas y caballerizas. Tras la derrota en Bailén la abandonaron después de bombardear parte del interior, de ahí el lamentable estado en el que llegó al siglo XX. El castillo es propiedad municipal desde 1948.

Parador de Jaén
DE GAULLE Y LA HABITACIÓN NÚMERO 13

Tras dejar la política, De Gaulle hizo en junio de 1970 un viaje por España con un gran impacto mediático para Paradores ya que, buena parte del mismo, lo hizo alojándose en los establecimientos del Estado. Instalado en la habitación número 13 del Parador de Jaén entre el 9 y el 13, recorrió algunos escenarios de la Guerra de la Independencia y se recreó con las magníficas vistas sobre el valle. La visita del político francés despertó una gran expectación por la fama que precedía al personaje  y por lo curioso de la comitiva. Acompañado de un coronel cargado de mapas y compases, de su esposa, varios ayudantes y una cama a medida, el grupo viajaba en dos citroën negros que fueron bautizados como los “tiburones”. El general estaba preparando sus memorias pero también estaba muy interesado en conocer algunos de los escenarios de las guerras napoleónicas en España. Además de Jaén, De Gaulle estuvo en Santillana del Mar (Cantabria), Cambados (Pontevedra), Madrigal de las Altas Torres (Ávila), Toledo, Ojén (Málaga) y Santo Domingo de la Calzada (La Rioja). Fue su último viaje al extranjero, ya que murió cuatro meses después de su regreso a Francia. 

Vista del Parador de Jaén
UN IMPRESIONANTE CONJUNTO DEFENSIVO

La estratégica zona donde nos encontramos, tierra de frontera, hizo imprescindible su defensa. Siempre buscando terrenos elevados para dominar las vegas, con un trazado irregular adaptado a la roca, y un complejo e inexpugnable sistema de murallas sostenido por torres, la arquitectura militar es uno de los grandes legados de la cultura andalusí en España.
En la actualidad, en el cerro se pueden distinguir dos unidades arquitectónicas distintas:
El castillo de Santa Catalina o castillo nuevo. Es el castillo cristiano medieval y actual centro de interpretación.
(visitable). El parador de turismo. Construido en 1965 sobre los restos de los dos conjuntos arqueológicos más antiguos: el alcázar árabe o castillo viejo y el alcázar Abrehuí.

TAMBIÉN LE GUSTARÁ
  • Castillo de Santa Catalina
  • Fortaleza de la Mota en Alcalá la Real
  • Castillo de Baños de la Encina
Jaén