Vive la Historia. Parador de León

El Parador de León está íntimamente ligado a la Orden de Santiago. Fue su sede en 1152, luego iglesia y hospital de peregrinos y, desde 1965, un magnífico hotel que demostraba el compromiso estatal en la recuperación turística del Camino de Santiago, convertido en el siglo XX en un gran itinerario cultural.

Container

Ficha Técnica
Categoría: 
Convento y hospital (San Marcos)
Fecha: 
1986
Arquitecto: 
Fernando Moreno Barberá
BIC: 
Monumento
EL EDIFICIO

La imponente fachada de San Marcos, una de las obras maestras del Renacimiento español es, sin duda, la parte más sugerente de un edificio con una historia larga y  compleja. Su origen fue bastante más modesto, nacido como pequeño convento para peregrinos fundado en el siglo XII frente a un hospital en la actual plaza, a la orilla del río Bernesga. Fue en el siglo XVI, cuando surgió el actual San Marcos, un ambicioso proyecto arquitectónico patrocinado por el propio rey Fernando, maestre de Santiago que, más allá de ampliar el viejo convento medieval, demostraba la importancia de la Orden. El edificio es, por tanto, una síntesis de lo religioso y lo militar, tal y como refleja la iconografía de su fascinante fachada plateresca que es casi un enorme lienzo en piedra. Las obras comenzaron en 1515 pero no concluyeron hasta 1720 aunque algunas de las partes más importantes del edificio fueron terminándose antes, como la fachada oriental, concluida en 1541, año en que se consagró el edificio. Fueron muchos los arquitectos que trabajaron en él. El maestro de obra fue Juan de Orozco, sustituido por Martín de Villarreal; Juan de Badajoz fue el arquitecto de la sacristía. Pero San Marcos es célebre por sus imágenes talladas. Grandes escultores como Juan de Juni o Guillén Doncel, entre otros, trabajaron en la fachada, el interior y en la famosa sillería coral. Tras su desamortización, empezando el siglo XIX, fue destinado a diversos usos hasta que, en 1965, se abrió como hotel del Estado en una clara apuesta por recuperar el camino de Santiago. En la actualidad el edificio se divide en tres zonas: la iglesia, el Museo Arqueológico Provincial y el parador.

Parador de León
Quevedo
QUEVEDO, ENCARCELADO EN SAN MARCOS

Entre 1639 y 1643, Francisco de Quevedo estuvo preso en San Marcos. A pesar de ser caballero de Santiago no se libró de la enemistad del conde-duque de Olivares que ordenó su detención. Los seis primeros meses no pudo salir de una celda que se halla actualmente en el sótano de la torre oeste (hoy salón del restaurante), pero luego se aliviaron sus condiciones y pudo moverse con libertad por el convento. 

Claustro del Parador de León
EL CLAUSTRO

El claustro es uno de los espacios más sugerentes del edificio. De planta cuadrada, tiene cuarenta metros de lado, con galerías de cinco metros, cubiertas en la planta baja por ocho tramos de bóvedas de crucería en cada ala. De él destacan los medallones de las claves de las bóvedas y las ménsulas que representan, sobre todo, imágenes de santos y personajes bíblicos, aunque también emblemas de Santiago, ángeles, elementos florales y calaveras.

TAMBIÉN LE GUSTARÁ
  • Catedral de León
  • Basílica y Museo-Panteón de San Isidoro de León
  • Un paseo a pie por León
MUSAC