Ruta Ciudades Patrimonio de la Humanidad

Monumentalidad, historia y cultura en una visita a tres urbes próximas a Madrid de sobresaliente patrimonio: Salamanca, Segovia y Alcalá de Henares.

Día 1
Salida. Domingo.
Arrancamos en tierras charras. Salamanca, universitaria y alegre, está llena de rincones y edificios históricos. Rebosa patrimonio y belleza. Camina hasta el centro de la Plaza Mayor, de estilo barroco, (S. XVIII), abre los ojos, déjate seducir por su belleza y armonía y entra en sus acogedores y entrañables cafés y mesones, como el veterano Novelty, para tomar algo.

Descubre entre sus muchos monumentos la Casa de las Conchas (S. XV), famosa por su fachada decorada con cientos de estos bivalvos, la Catedral Vieja (S. XIII) y la Catedral Nueva (Del S. XVI al S. XVIII) y sube a sus terrazas exteriores para pasear entre gárgolas y campanas; o la Universidad (S. XVI), la más antigua de España, en cuya fachada puedes entretenerte buscando su icónica rana para que se te cumpla un deseo.

Y, por supuesto, no debes marcharte sin sentir la magia del Huerto de Calixto y Melibea, o conocer la Casa Lis, palacete modernista de vidrieras de colores.

Es obligado salir de tapeo por Salamanca, donde es una auténtica religión, y no te puedes ir del Parador sin probar la ternera morucha, el farinato o el jamón ibérico de Guijuelo.
Día 2
Lunes.
Hay que ser previsores, ya que llegar hasta la segunda etapa del viaje te llevará unas dos horas en coche. Segovia, una de las ciudades más monumentales de España, te sorprenderá a cada paso. Su imponente acueducto, te recordará el poder de Roma; su catedral, el Alcázar o las murallas medievales –únicas que se conservan completas junto a las de Lugo y Ávila- te evocarán un espléndido pasado. Iglesias como San Esteban, San Justo, San Martín y San Millán, nos trasladarán al medievo, el Renacimiento y el Barroco.

Para paladear la ciudad hay que callejear, tapear en sus barras -al igual en que en Salamanca se ofrecen gratuitamente- y darse un reparador homenaje con unos judiones y un crujiente cochinillo.

En los alrededores no olvides visitar el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso (S. XVIII), con sus espléndidos jardines versallescos y el juego de agua en sus fuentes en verano, y el Palacio de Riofrío, que alberga el Museo de Caza y pinturas Rubens y Velázquez y está rodeado de un bosque con gamos y ciervos en libertad.
Día 3
Martes.
Desde tierras castellanas y sin detenernos en Madrid llegamos a Alcalá de Henares. Ciudad natal de Cervantes, bella en sus calles, palacios, conventos y edificios civiles, siempre invita a descubrir su Universidad (en 1499 el Cardenal Cisneros fundó el primer campus universitario ex-novo del mundo) y el Colegio Mayor de San Ildefonso, la Plaza de Cervantes, las ruinas de Santa María de la Mayor, calles colegiales de Santa Úrsula y de Escritorios, la Iglesia Magistral Catedral de los Santos Justo y Pastor, los mosaicos romanos del Museo Arqueológico regional... No olvides dar un paseo por la concurrida calle Mayor -la calle con soportales más larga de España- donde se alza la Casa Natal del ilustre autor del Quijote y disfrutar de sus comercios y barras de tapas, ni visitar el Corral de Comedias, un edificio único ya que es más antiguo de España y conserva importantes elementos constructivos originales.

Hay que estar muy atento a la agenda porque Alcalá, considerada la Ciudad de las Artes y de las Letras, ofrece grandes posibilidades de ocio de calidad, que se diversifican en una amplia oferta cultural y turística que puede coincidir con tus fechas.
En la ciudad complutense es obligado probar platos típicos de la cocina castellanomanchega con las alusiones culinarias del Quijote y es otra de las localidades donde se profesa culto al tapeo.

Si viajas con niños una visita aconsejable es el Parque Europa en Torrejón de Ardoz, con réplicas a escala de 18 monumentos europeos, gratuito y a solo 14Km del Parador de Alcalá. Y una vez hayas conocido todo lo que te ofrece la ciudad te recomendamos excursiones a dos rincones con encanto llenos de historia: el pintoresco pueblo de Chinchón y el Real Sitio de Aranjuez, declarado Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.