Ruta de la Plata II

La Ruta de la Plata es el camino natural que desde tiempos remotos une el Cantábrico con la costa atlántica andaluza. Los romanos lo aprovecharon para construir una calzada por la que transportaban este metal, dejándonos la base de un imponente legado que te conducirá a través de la Historia.

Día 1
Salida. Domingo.
Esta bella población está íntimamente ligada al Santuario de Ntra. Sra. de Guadalupe. Declarada Monumento Nacional, es una población acogedora, con una infraestructura acertada para poder acoger a los miles de visitantes y peregrinos que se acercan durante todo el año a esta bella población extremeña, con una típica arquitectura popular en torno al Monasterio.

Es interesante conocer el Real Monasterio de Guadalupe, Hospital de San juan Bautista y el Colegio de Infantes o de Gramática o la interesante arquitectura popular que se descubre en cada calle, en cada plaza.
Día 2
Lunes.
Plasencia es la siguiente etapa de nuestro viaje en este tramo de la Ruta de Plata, es un regalo para estas últimas horas en tierra extremeñas, un regalo para disfrutar visitando lugares como la Catedral Nueva y la Catedral Vieja. El entorno de las Catedrales ofrece bellos rincones.

La Plaza Mayor, con su agitada vida, el Palacio Episcopal, los Palacios de los Marqueses de Mirabel, de Carvajal-Girón, de las Torres o el Convento de San Vicente Ferrer son otros lugares de especial interés en Plasencia.
Día 3
Martes.
Una bella población llena de historia que se descubre a través de la Catedral del siglo XII, la Muralla, comenzada a construir por el Rey Fernando II de León, el Ayuntamiento, del siglo XVI, el Palacio de los Castro, el Palacio de los Águila, la Casa los Vázquez, la Capilla de Cerralbo, del siglo XVI y XVII, el Convento de San Francisco, la Iglesia de San Andrés, el Convento de las Claras, etcétera. Un lugar que te hará viajar en la historia...
Día 4
Miércoles.
Camina hasta el centro de la Plaza Mayor, de estilo barroco, (S. XVIII) y abra los ojos y déjate seducir por su belleza y armonía. Punto vivo de la ciudad, desde aquí inicia el viaje a esta ciudad y descubre entre sus muchos monumentos la Casa de las Conchas (S. XV), la Catedral Vieja (S. XIII), Catedral Nueva (Del S. XVI al S. XVIII) o la Universidad (S. XVI), sus numerosas iglesias, palacios, archivos.

La capital salmantina es un tesoro monumental. Una ciudad donde el bullicio universitario palpita en su incesante actividad cultural. En los alrededores se encuentra la comarca de la Armuña (Castellanos de Villiquera, Monterrubio, Gomecello, La Velles) famosa por sus legumbres y por donde descurre la Ruta de la Plata hacia Zamora.

Al sur, se encuentran Arapiles y Mozarbez. Ledesma es otra población de interés histórico monumental que se enmarca en la dehesa salmantina.
Día 5
Jueves.
Zamora está en plena Ruta del Plata y es conocida como la capital del románico por la cantidad de monumentos que jalonan sus calles y plazas, incluida la bella Catedral. En los alrededores de la ciudad, a muy corta distancia, existen poblaciones de gran valor monumental como La Hiniesta.

Lugares de interés a visitar son la Catedral, casco medieval, la iglesia de San Isidro, la iglesia de San Pedro y San Ildefonso, el Hospital de la Encarnación, el palacio de los Momos... Iglesias, palacios, antiguas casas nobiliarias, conventos, calles medievales te esperan para ser descubiertas.
Días 6 y 7
Viernes y Sábado.
Benavente es nuestra próxima parada en esta ruta. En una zona estratégica, donde se unen los fértiles valles del Esla, Órbigo y Tera, se ubica la ciudad de Benavente. Llegaremos al Parador situado en el Castillo de la Mota, todo parece indicar que su construcción fue contemporánea a la repoblación de la ciudad por Fernando II en el siglo XII.

Hay mucho que ver y disfrutar en esta población como la iglesia de Sta. María de Azogue, la iglesia de San Juan del Mercado y el Hospital de la Piedad, construido en el siglo XVI para los peregrinos que se dirigían a Santiago.