Ruta de los Castillos

Viaja en el tiempo y siéntete como un auténtico señor feudal alojándote en fortalezas de Ciudad Rodrigo, Jarandilla de la Vera y Oropesa.

Día 1
Salida. Domingo.
Día 2
Lunes.
Tomamos rumbo al Sur hacia las fértiles tierras extremeñas de La Vera y su microclima especial. El Parador de Jarandilla, de una monumentalidad y belleza inigualables, es un punto de partida muy especial para conocer lugares como el Monasterio de Yuste, donde pasó sus últimos días el Emperador Carlos V.

Si te gusta la naturaleza puedes de lugares maravillosos como la Garganta del Jaranda o la Garganta de la Olla, con sus piscinas naturales donde darte un baño estival, o pueblos cercanos entre los que destacan Valverde y Villanueva. Si viajas en el inicio de la primavera quedarás maravillado con el níveo espectáculo de los cerezos en flor. Los amantes de la buena mesa no pueden irse sin probar la torta del casar, probablemente el mejor queso del mundo, y sin aprovisionarse del oro rojo de la zona: el preciado pimentón.
Día 3
Martes.
Proseguimos viaje al encuentro de la vecina Castilla La Mancha. En tierras toledanas nos espera Oropesa, una afable villa medieval, salpicada de monumentales conventos, iglesias y palacios. El Parador, visible ya desde la autovía que enlaza Madrid con Extremadura, es la mejor muestra de la riqueza monumental y paisajística del lugar.

El hotel es un lugar para relajarse con vistas a la Sierra de Gredos y darle gusto al cuerpo con la mejor gastronomía manchega, donde destacan los platos de caza, los asados y los quesos artesanales. Y endúlzate la vida con el famoso mazapán toledano.