Ruta de los Vinos de la Ribera del Duero

Adéntrate en los viñedos y paisajes de la Ribera del Duero. Deléitate con el sabor y la calidad de sus vinos. Conoce los puntos estrátegicos protagonistas de este itinerario: Soria, Lerma y Tordesillas.

Día 1
Salida. Domingo.
La calidad de los vinos de esta comarca que abraza cuatro provincias -Soria, Burgos, Segovia, Valladolid- se une a los numerosos atractivos turísticos, riqueza artística y cultural de cada uno de los pueblos a los que ampara.

Siguiendo el recorrido de este a oeste, y comenzando por la provincia de Soria, destaca San Esteban de Gormaz, por donde el río pasa regando fértiles vegas y tierras de ribera. Muy cerca está la villa de Atauta, famosa por poseer el conjunto de bodegas tradicionales mejor conservado de toda la ruta de la Ribera del Duero.

No menos atractivas son las que se conservan en Langa de Duero, declarada Conjunto Histórico Artístico. Castillejo de Robledo, con las laderas de su castillo pobladas de lagares, sorprenderá a lo largo del recorrido por la incalculable belleza de su iglesia parroquial.
Día 2
Lunes.
El Monasterio de La Vid adentra al turista en las tierras burgalesas de la Ribera del Duero. La espadaña de más de 30 metros de altura es la primera imagen que ofrece el monasterio. Desde aquí conviene, antes de entrar en Aranda de Duero, visitar la villa de Peñaranda de Duero.

Punto estratégico a lo largo del Duero que da la bienvenida con su altivo castillo, el Palacio de los Zúñiga y Avellaneda y la Colegiata. La sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero se encuentra en Roa.

Ciudad en la que los avatares de la historia provocaron que se perdiera buena parte de sus palacios e iglesias, muestra de la riqueza de una época. Merece una visita la ex colegiata de Santa María y la antigua iglesia de San Sebastián.
Día 3
Martes.
En la localidad de Peñafiel, ya en la provincia de Valladolid, el río se torna ribereño y caudaloso, ensancha sus fronteras agrícolas. La villa muestra la identificación al vino en su arquitectura popular y en el descomunal castillo que hoy alberga el Museo Provincial del Vino.

El Cotarro de San Pedro, un hermoso cerro poblado de bodegas, indica que se llega a Pesquera de Duero, villa identificada de antiguo con el vino. Valbuena de Duero, donde está la prestigiosa bodega Vega Sicilia entre otras, y el monasterio de Santa María de Valbuena, protagonizan la última etapa de la ruta por tierras vallisoletanas.

Bañando sus vegas el Duero, el monasterio, sede permanente de la Fundación de las Edades del Hombre, deslumbra por su belleza. Dentro de esta ruta se enmarca el espacio natural de las Hoces del Río Riaza, entre los términos municipales de Montejo de la Vega de la Serrezuela, Maderuelo y Valdevacas de Montejo.