Ruta de Santiago Camino portugués

Fascinante itinerario por la costa occidental gallega hasta Santiago entre acantilados, montes y rías con escalas en Baiona y Pontevedra.

Día 1
Salida. Domingo.
Nuestro peregrinar hacia la tumba del apóstol por el Camino de Santiago, declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad e Itinerario Cultural Europeo por el Consejo de Europa, arranca al sur de las Rías Baixas, en la histórica población de Baiona donde la arribada de la carabela La Pinta el 1 de marzo de 1493 daba a conocer la noticia del Descubrimiento de América. Protegida del mar abierto por una preciosa bahía, se encuentra la península de Monterreal, donde en la fortaleza amurallada te espera el Parador. Un paraíso para degustar pescados y mariscos. Desde allí disfrutarás de atardeceres de ensueño en los que, a lo lejos, las Islas Cíes te invitan a visitar sus acantilados, sus playas y sus dunas, sus fondos marinos y sus caminos vírgenes.

Dentro del recinto amurallado se encuentran el Real Club de Yates de Baiona en donde podrás practicar vela y disfrutar del turismo náutico. No puedes marcharte de Baiona sin hacer un recorrido por el Monte do Boi y la Serra da Groba, desde el que las Rías Baixas parecen una sobria y colorida acuarela, sin ver el atardecer en Cabo Silleiro, sin visitar el mirador de la Virgen da Roca o sin callejear por su espléndido casco antiguo y su paseo marítimo.
Día 2
Lunes.
Atravesando rías y estuarios -por el camino no está de más una visita a Vigo para pasear por el Casco Vello y tomar unas ostras en el mercado A Pedra- alcanzamos Pontevedra en cuyo elegante y cuidado casco antiguo se emplaza el palacio renacentista que alberga el Parador. Son de interés la Basílica de Santa María la Mayor, joya de arquitectura gótica, y la Iglesia de la Virgen Peregrina, capilla de planta en forma de vieira. También merece la pena el Museo de Pontevedra, con sus fondos repartidos en cinco sedes nobles.

A pocos kilómetros de la ciudad, las Rías Baixas se abren al Atlántico, y allí podrás disfrutar de fantásticos atardeceres en lugares como la Isla de La Toja, playas urbanas como la de Silgar en Sanxenxo, o inmensos arenales dorados como A Lanzada. También es recomendable visitar poblaciones cercanas como El Crove y Combarro, con sus pintorescos hórreos centenarios. En febrero y marzo se programa la Ruta de la Camelia por los diferentes monasterios y pazos de la zona.
Día 3
Martes.
Santiago, final de trayecto, es Ciudad Patrimonio de la Humanidad y ofrece al viajero uno de los hoteles más lujosos y bellos de la red de Paradores: el Parador de Santiago, conocido como Hostal dos Reis Católicos. La ciudad del apóstol seduce con su Plaza del Obradoiro donde se yergue su bellísima Catedral, la plaza de la Universidad, sus palpitantes rúas y mercados, palacios e iglesias museos como el de la Catedral, el del Pobo Galego o el Centro Galego de Arte Contemporáneo. Sí o sí tienes que probar la tarta de Santiago y los pimientos de Padrón y no puedes dejar pasar la oportunidad de degustar los peculiares vinos gallegos.