Ruta en moto por Paradores

Paradores te propone tres jornadas para disfrutar en la carretera con destino final en la ciudad del motor. Tres Paradores donde combinar la pasión motera con el turismo en ciudades legendarias: Santo Domingo de la Calzada, Sos del Rey Católico y Alcañiz.

La ruta que proponemos no dejará de sorprenderte por la visita a estas ciudades, la belleza y el conocimiento de sus vías moteras, aptas para todo tipo de moto y conducción, finalizando en una de las zonas con mayor tradición motera y su circuito de velocidad de Alcañiz.

Día 1
Salida. Domingo.
Comenzamos nuestro viaje en Santo Domingo de la Calzada, una joya del Camino de Santiago donde se encuentran rincones tan especiales como su catedral y la Plaza de España. El Parador de Santo Domingo de la Calzada se encuentra frente a la catedral, en el antiguo Hospital de Peregrinos.
Desde Santo Domingo de la Calzada puede iniciarse una ruta por los monasterios de La Rioja recorriendo localidades entre las localidades de San Millán de la Cogolla, Montenegro de Cameros, Villoslada de Cameros, Villanueva de Cameros, El Rasillo, Torrecilla en Cameros y Entrena. 200 kilómetros entre viñedos y que invitan a reducir la velocidad y disfrutar con cada curva del paisaje. O puedes recorrer los 150 kilómetros hasta Pineda de la Sierra y adentrarte en el paisaje natural de la Sierra de Cebolleda.
Te invitamos después a recorrer a pie el casco histórico de Santo Domingo de la Calzada, repleto de tesoros en forma de casonas, palacios e iglesias. La ciudad también conserva el mayor recinto amurallado de La Rioja y, por supuesto, es un destino perfecto para practicar el turismo enológico. Haz tiempo para degustar la excelente gastronomía riojana. Pide en el Parador sus famosos pimientos del Piquillo, la menestra de verduras o el bacalao a la riojana.
Día 2
Lunes.
En nuestro segundo día recorremos los 180 kilómetros que separan Santo Domingo de la Calzada y Sos del Rey Católico para llegar a nuestro destino tras recorrer los paisajes del bajo pirineo. Aquí tenemos una estupenda ruta para recorrer en moto, La ruta de las cinco villas, que une las poblaciones de Tauste y Ores, recorriendo las localidades de Ejea de los Caballeros, Sadaba, Sos del Rey Catolico, Uncastillo y, finalmente, Ores.
Sos del Rey Catolólico es una villa medieval declarada Conjunto Histórico-Artístico que conserva sus calles empedradas, su muralla y sus altos muros, y en sus casas ventanas góticas y renacentistas junto a escudos de armas familiares. Es famoso también el ternasco de Aragón con patatas panaderas, que podrás degustar en el Parador. Prueba también los deliciosos postres de la carta, como el biscuit de guirlache y el bizcocho de zanahoria.
En el entorno de la localidad destacan el castillo de Leyre, uno de los conjuntos monásticos más importantes de España, el castillo de Javier y Uncastillo .
Día 3
Martes.
En nuestro tercer día llegamos a nuestro destino final, la localidad de Alcañiz se encuentra a 225 kilómetros de Sos del Rey Católilco y en ella se encuentra el circuito de velocidad Motorland Aragón, también conocido como Circuito de Alcañiz. Un complejo dedicado a la industria del motor ubicado en Alcañiz, sede de las más importantes competiciones mundiales del motor y las dos ruedas. Un lugar que todo motorista debe visitar.
El Parador de Alcañiz se sitúa en uno de los conjuntos monumentales más complejos de Aragón. Un enorme recinto, mitad castillo y mitad convento, de imponente silueta. El edificio conserva la torre del homenaje, el campanario, y la sacristía. La joya del castillo, los frescos góticos del siglo XIV, se encuentra en su interior.
Desde el castillo podemos continuar la ruta por Alcañiz recorriendo los pasadizos, las galerías y la nevera medieval. La Plaza de España, el Ayuntamiento, la Lonja, el santuario de la Virgen de Pueyos y la Fuente de los 72 caños son otros de sus atractivos.
Y que mejor forma de terminar nuestra ruta que disfrutando de la mejor gastronomía aragonesa de la mano de la cocina del Parador y sus mejores platos tales como alubias de El Pilar, borrajas, ternasco de Aragón, bacalao a la baturra. jamón de Teruel y melocotón de Calanda.