Parador de Cazorla

Comentarios

Imagen de CARLOTA
CARLOTA
20/07/2016
6

Emplazamiento del Parador excepcional: vistas y entorno maravillosas. Decoración cuidada. Estancias espaciosas y cómodas. Destaca la amabilidad del personal. Cómo aspecto negativo señalaria la larga espera en el comedor para cenar (2 horas) y la tardanza del servicio de habitaciones (volvimos tras una caminata a las 14:30 h y aún estaba sin arreglar la habitación).

Imagen de JOSEP
JOSEP
04/04/2016
6

En la habitación hacía días que no habían pasado la aspiradora......

Imagen de PATRICIA BARONI
PATRICIA BARONI
27/03/2016
6

Lo mejor es la ubicación, en plena naturaleza.
Podría mejorar la insonorización de las habitaciones; se escucha mucho el ajetreo de los otros huéspedes.

Imagen de RAFAEL
RAFAEL
12/10/2015
6

Buena ubicación. Austero

Imagen de CARMEN
CARMEN
31/08/2015
6

Tranquilidad ,paz y buen servicio y restaurante, frente a una habitación francamente cutre.

Imagen de FERNANDO
FERNANDO
07/07/2015
6

El enclave es precioso, pero el Parador requiere una renovación en el mobiliario de sus instalaciones

Imagen de SUSANA
SUSANA
01/09/2014
6

Agosto. Lugar privilegiado para pasar unos días. Necesaria una reforma. Comedor bueno pero servicio muy lento.

Imagen de EDUARDO
EDUARDO
22/12/2020
5

LLegas al fin del mundo, en plena naturaleza, para que te asignen una habitación justo al lado de la salida de humos de la cocina con el ruido y los olores. El personal muy amable pero la habitación muy mal, a pesar de haber solicitado una silenciosa y tranquila.

Imagen de RAFAELA MARÍA
RAFAELA MARÍA
12/02/2020
5

La estancia estuvo correcta pero no con las calidades de Paradores de España.

Imagen de JOSE
JOSE
21/01/2018
5

Na

Páginas

Servicios e instalaciones

aire acondicionado
ascensor
bar
caja fuerte
calefacción
cambio de moneda
Canal+
desayuno
hilo musical
jardín
minibar
parking
piscina de temporada
restaurante
secador de pelo en habitaciones
tarjeta de crédito
teléfono en habitaciones
TV en habitaciones
wifi
wifi en zonas comunes
zona de juegos infantiles