Parador de Guadalupe

C/ Marqués de la Romana, 12 10140 Guadalupe Cáceres
+34 927367075
Director:

Con su precioso patio interior poblado de limoneros y naranjos, su recogida piscina, el salón chimenea, y sus vistas a la sierra y al monasterio, el Parador de Guadalupe dejará volar tu imaginación a tiempos lejanos y te sumergirá en la magia de los pueblos medievales. Las impresionantes instalaciones del hotel Real Monasterio de Guadalupe, declarado Patrimonio de la Humanidad, forman un conjunto monacal que consta de cuatro partes: el tempo-basílica, el edificio del auditórium, el claustro mudéjar y el claustro gótico. Todas de una belleza espectacular. El jardín, un vergel de plantas autóctonas, flores y fuentes, su bellos pasillos y entrañables habitaciones, harán que vivas aquí una experiencia idílica.

Guadalupe es un pueblo encantador de la comarca cacereña de Las Villuercas, un bello caserío de callejuelas empedradas y casas de arquitectura tradicional. Esta pequeña localidad alberga un conjunto histórico artístico de gran valor perteneciente a los siglos XV y XVI, conservado con su estructura original te hará sentir en un decorado de película. La Plaza de Santa María, donde se encuentra el Parador, y la Antigua Judería  merecen una visita detenida. Desde aquí puedes desplazarte a localidades serranas del entorno como Cañamero, Logrosán o Berzocana. Otro de los atractivos que te ofrece la zona es la suculenta gastronomía extremeña.

 

Servicios e instalaciones

aire acondicionado
ascensor
bar
caja fuerte
calefacción
cambio de moneda
conferencias y reuniones
garaje
jardín
minibar
no animales
piscina de temporada
restaurante
secador de pelo en habitaciones
tarjeta de crédito
teléfono en habitaciones
TV en habitaciones
wifi

Lo que opinan los Amigos

Imagen de 14117519
14117519
24/08/2019
10

Hay otros paradores mejores situados, más modernos e, incluso, con más servicios. No lo dudo. Sin embargo, el de Guadalupe tiene un encanto tan especial para mí con su jardín y patio mozárabe y justo al lado de la basílica que amenazo con volver una y otra vez. La cena al fresco fue, sencillamente, memorable. En verano se puede disfrutar de piscina y es recomendable reservar una habitación con vistas. Merece la pena el sobreprecio.