Parador de Alcalá de Henares

En la cuna de Cervantes, donde se respira cultura y arte por cada esquina, está el Parador de Alcalá, un colegio-convento y Hostería del Estudiante del siglo XVII, situado en el antiguo Colegio Mayor de San Jerónimo. Pero tanta historia no debe confundirte, porque el hotel combina a la perfección tradición y vanguardia; la decoración en su interior es moderna y de diseño, exquisita, minimalista y extremadamente elegante. Los servicios son inmejorables, además de lo habitual en Paradores, cuenta con spa, business center, centros de convenciones y doce salones de conferencias. A 26 Kilómetros de Madrid, 20 del aeropuerto internacional de Barajas y de las instalaciones de IFEMA, y a tan solo 2 Kilómetros del la estación de ferrocarril, la ubicación del parador de esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad es una de sus principales bazas.

El Parador de Alcalá es una buena opción para el turismo congresual y la celebración de eventos, pero también para visitar la ciudad. Lejos de ser tan solo ciudad dormitorio tras las ajetreadas jornadas madrileñas, en las calles empedradas del casco histórico de Alcalá de Henares descubrirás el encanto de las huellas que dejó la historia en esta urbe universitaria. Capital literaria por excelencia, aquí nació Cervantes y vivieron Francisco de Quevedo, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Tirso de Molina y San Juan de la Cruz, genios del Renacimiento español.

La oferta turística de Alcalá es muy interesante: la calle Mayor, la Catedral, la Universidad y el Palacio Arzobispal merecen sin duda una visita. Tampoco deberías perderte la belleza del Salón Paraninfo, donde se entrega el prestigioso Premio Cervantes de Literatura, ni los numerosos edificios históricos en los que se instalan las cigüeñas, que forman ya parte del paisaje alcalaíno. Si vienes al Parador de Alcalá, volverás, como las cigüeñas lo hacen cada año a las torres de la ciudad.

Lo que opinan los Amigos

Imagen de 10569184
10569184
19/08/2014
10

Estancia muy agradable. Muy bien atendidos por el personal en todo momento. El Parador ha sabido conjugar la belleza del edificio clásico con la modernidad de las habitaciones, con todas las comodidades de un hotel nuevo. Para culminar tan grata estancia, Alcalá de Henares es una gran ciudad digna de su calificativo como Patrimonio de la Humanidad. Me congratulo de ser ante mis amigos embajador de tan noble Villa y de su espectacular Parador.