Parador de Corias

Elegido Mejor Hotel No Urbano de España por los lectores de la revista Condé Nast Traveler, este Parador se ubica en la bella localidad asturiana de Cangas del Narcea. Se trata de un impresionante monasterio declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional, también conocido como El Escorial Asturiano. Sus sótanos son un precioso museo en el que podrás ver restos arqueológicos de la primera construcción, que data de principios de siglo XI. Desde las ventanas de las habitaciones, las vistas al paisaje montañoso y al río Narcea son espectaculares. También merece una visita la Iglesia, de amplios espacios al estilo toscano y un gran retablo barroco. Tienes a tu disposición salones acondicionados para banquetes, congresos, y para cualquier evento que quieras celebrar.

Al lado del Parador un puente de factura romana, donde el paso de los siglos ha dejado surcos sobre los cantos rodados, invita a iniciar un paseo por el entorno, olvidarte de todo y relajarte. Esos mismos senderos te llevan hacia hermosos parajes como el Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias , la Reserva Integral de  Muniellos o la Reserva Parcial del Cuetu d’ Arbas, donde el oso y el urogallo dejan su huella en hermosos mantos verdes de vegetación. En las montañas que rodean al Parador  envejecen además viñedos de mencía, albarín, carrasquín, verdejo tinto…cuidadas con esmero por los viticultores de la zona.

La villa de Cangas de Narcea, a dos kilómetros del Parador de Corias, salpicada de bellas iglesias, palacios y casonas, es un pueblecito encantador que te gustará visitar. Algunos lugares con encanto son la Basílica de Santa María Magdalena, el Palacio de Omaña, el Palacio de Toreno o el Santuario de la Virgen del Acebo.

Te esperamos en uno de los Paradores más grandes de España, un remanso de paz y tranquilidad en medio de un paisaje de cuento.

Lo que opinan los Amigos

Imagen de MIGUEL
MIGUEL
02/04/2014
10

El edificio monumental, muy confortable y con cuidados detalles, desde la Iglesia Fundacional hasta las extraordinarias instalaciones propias del establecimiento. Lugar tranquilo y relajante, carente de ruidos. Y en todas las visitas al hotel, el personal me ha dispensado un trato exquisito y muy eficiente. El entorno ideal para un monton de actividades.
Un abrazo a todos y hasta pronto.