Parador de Cuenca

Nos encantará que el Parador de Cuenca sea tu mejor opción para conocer esta ciudad Patrimonio de la Humanidad de singular belleza y rincones inolvidables. El hotel es un convento ubicado en un envidiable emplazamiento en la Hoz del Huécar, un compendio de escarpadas paredes y frondosa vegetación a las afueras de la ciudad, mirando hacia las mágicas casas colgadas. Te resultarán encantadores el claustro acristalado y la antigua capilla, hoy convertida en acogedora cafetería, nuestra piscina y la preciosa panorámica de la ciudad que divisarás desde las acogedoras habitaciones.

Cuenca está plagada de rincones interesantes. La ciudad en sí es preciosa. Siéntate a tomar un chocolate con churros en la preciosa Plaza Mayor, rodeada de historia y monumentos y casi libre de tráfico. Visita la Catedral de Santa María y San Julián y, por supuesto, no te pierdas la impresionante verticalidad de las Casas Colgadas, pendiendo desde lo alto al borde del río Huécar.

A poco más de 30 kilómetros de Cuenca podrás visitar un maravilloso capricho de la naturaleza, la famosa Ciudad Encantada, un paraje natural de formaciones rocosas calizas donde se crea la ilusión de pasear entre calles, plazas, altos edificios, bosquecillos, animales, puentes romanos e incluso barcos, todos ellos vigilados por una enorme cabeza de gigante.

Desde el Parador de Cuenca podrás conocer una ciudad de mágica belleza que no te dejará indiferente.

Lo que opinan los Amigos

Imagen de M DOLORES
M DOLORES
11/04/2014
10

El parador ubicado en el antiguo monasterio de San Pablo ocupa un enclave excepcional. Estuvimos alojados un fin de semana en septiembre 2012 con motivo de una boda y nos enganchamos a Paradores. El desayuno buffet completísimo y todo riquísimo. El personal muy profesional, atento. .La celebración de la boda inolvidable. Todo resultó genial.
Que buena imagen da este parador a los turistas extranjeros que en él se alojan. Enhorabuena!!