Parador de Jarandilla de la Vera

En el centro del vergel de La Vera y el Tiétar, entre gargantas de agua, piscinas naturales, bosques de castaños y robledales, y paisajes naturales que reafirman la riqueza del entorno histórico y monumental, ve pasar los siglos el Parador de Jarandilla de la Vera, castillo-palacio en el que se hospedó durante meses el Emperador Carlos V. Del exterior del hotel te encantarán los torreones, el patio de armas y su excelente piscina, con olivos y naranjos. En su interior se respira un ambiente de tranquilidad e intimidad idóneo para una estancia muy especial... Y en el restaurante, las migas extremeñas, patatas revolconas, sopa de tomate, cuchifrito de cochinillo, caldereta de cabrito o los repápalos con leche y canela, seducirán tu paladar.

Jarandilla es otro de esos pueblos con encanto que embellece con el paso del tiempo. De su arquitectura civil puedes visitar la casa de Don Luis de Quijada, y diversos puentes medievales. Aquí encontrarás también muchos edificios religiosos como el convento de San Francisco, o la iglesia de Nuestra Señora de la Torre.

Pero sin duda algo que te encantará vivir será la fiesta de Los Escobazos, que se celebra cada 7 de diciembre. El momento cumbre de la celebración es la salida del estandarte de la Virgen, portado por un jinete acompañado de numerosas caballerías y del pueblo entero que sale a la calle con escobas encendidas.

Y si te gusta la naturaleza en esta zona puedes disfrutar de ella visitando lugares maravillosos como la Garganta del Jaranda, o pueblos cercanos como Garganta la Olla. Podrás hacer senderismo por preciosos parajes extremeños donde reina la tranquilidad y la paz que transmite la naturaleza.

Lo que opinan los Amigos

Imagen de BENITO
BENITO
18/05/2014
10

Magnífico. Me encantan los paradores históricos, y un entorno natural precioso.