Parador de Melilla

El Parador de Melilla se encuentra sobre un alto que ofrece preciosas vistas de la ciudad amurallada y las extensas playas que la rodean. Elevado sobre un pequeño valle, en la parte superior del parque Lobera, en este edificio bañado por el sol norteafricano disfrutarás de la tranquilidad de su jardín privado y de la refrescante piscina. Cómodas y confortables instalaciones comparten elegancia y sencillez en la decoración de las habitaciones, con atractivas panorámicas desde sus terrazas.

Melilla es una ciudad que nació entre murallas naturales, la más grande, el mar. Poco a poco, el tiempo ha ido añadiendo fortificaciones de piedra que son hoy los principales atractivos de la ciudad. Aquí descubrirás la belleza de uno de los lugares de España más desconocidos para los viajeros, y que en tan sólo 12 kilómetros cuadrados ofrece multitud de atracciones.

Melilla cuenta con la misma concentración de edificios modernistas que Madrid, solo superada por Barcelona y Valencia. Paseando por la Avenida Juan Carlos descubrirás joyas como el edificio de La Reconquista o la Casa Melul del arquitecto español Enrique Nieto, quien estuvo varios años colaborando junto a Gaudí en los trabajos de la Casa Milá de Barcelona.

La ciudad es un paraíso por descubrir, que te fascinará con sus tranquilas playas, la belleza de los edificios modernistas, y las fortificaciones que aún quedan al aire libre con sus recintos convertidos en museos del pasado; y el Parador, una opción ideal para tu estancia aquí.

Lo que opinan los Amigos

Imagen de FEDERICO
FEDERICO
17/03/2014
9

Sin duda el mejor hotel de la ciudad, por el servicio, muy bueno, y la situación, solo una cuesta lo separa del centro.

Merece la pena reservar habitaciones de plantas altas, la vista al atardecer desde la terraza es magnífica.

El restaurante acristalado muy agradable por las noches.

Un 9 de puntuación porque para ser perfecto falta que habiliten la gran terraza con mesas, con el clima de Melilla se podría disfrutar casi todo el año.