Parador de Trujillo

En la monumental ciudad de Trujillo, cuna de descubridores, encontrarás un hermoso Parador sobre el convento del siglo XVI de Santa Clara, conservando el ambiente de paz y sosiego que le imprime su estructura conventual. En su interior te sorprenderán dos hermosos claustros, uno de ellos con arcos y columnas renacentistas; el segundo proporciona al conjunto una nota de luminosidad que embellece el entorno. Es un hotel ideal para el descanso y el ocio, pero también para el trabajo. Sus estancias son tranquilas y cuenta con bellos y elegantes salones, además de piscina de temporada.

Todos los caminos de Trujillo confluyen en la bella Plaza Mayor, centro neurálgico de la ciudad, rodeada de edificios de interés y enorme belleza. En el centro de la Plaza la estatua ecuestre de bronce de Francisco Pizarro descansa sobre su caballo, y junto a la Iglesia de San Martín de Tours, el Palacio de la Conquista y la Casa de las Cadenas te dejará el recuerdo de haber estado en una preciosa plaza. Otro precioso lugar es el Castillo de Trujillo, visible desde cualquier punto de la ciudad y donde se encuentra el Santuario dedicado a la Partrona, la Virgen de la Victoria.

Trujillo atesora el encanto de una ciudad con historia y la belleza y serenidad que da el paso del tiempo. Es un lugar que te encantará descubrir.

Lo que opinan los Amigos

Imagen de MANUEL P
MANUEL P
05/06/2014
10

Nos cautivó el parador-convento, remontar a siglos pasados es una vivencia inolvidable que no se borra tan fácil, un embrujo! pero nos sentimos tan bien que todo lo veíamos perfecto, pero es que lo era!!Era una realidad. La habitación que era las celdas (con sus ventanitas en la puerta) donde se quedaban las monjas, espectacular, el baño precioso, las camas cómodas, confortables. Si volvemos otra vez iríamos al Parador, puede que pronto.saludos