Tras los pasos de los amantes de Teruel

Hay historias de amor que perduran a través de los siglos. Historias de amores desventurados. Historias de amores que no pudieron ser. Historias de amor como la de Isabel y Diego: los amantes de Teruel.

Teruel Paradores Amantes de Teruel

En el siglo XIII dos jóvenes se enamoraron sin saber que ese flechazo daría lugar a una de las más comentadas historias de amor a lo largo de los siglos. Isabel de Segura y Juan Diego de Marcilla se querían, pero como él no tenía riquezas, aceptó la oferta del padre de Isabel para poder desposarla: cinco años para que el joven Diego hiciera fortuna y acumulara dote para desposar a su amada. Cinco años de espera en los que Isabel fue rechazando una tras otra diferentes propuestas de matrimonio. Cumplido el plazo, tuvo que desposarse con el marido elegido por su padre para tal fin. Al día siguiente de los esponsales el joven Diego regresó con riquezas tras haber luchado como soldado de fortuna durante los 5 años de plazo dados por el padre de la heredera Isabel.

Aquí llegó el drama: Diego se coló en la habitación de su amada, en la que estaba con su ya marido, para pedirle un beso. El primero y el último con una frase siempre recordada: “Bésame que me muero”. No pudo ser porque Isabel no quiso ofender a su recién estrenado marido y Diego murió allí mismo. Una desolada Isabel, sintiéndose culpable, no pudo más y decidió que le daría un último beso antes de que fuera enterrado. Besó los labios sin vida de su amado en la iglesia de San Pedro y en ese momento, con ese beso de amor eterno, cayó muerta allí mismo.

Quiero irme al Parador de Teruel

Torre de San Pedro Teruel

Juntos fueron enterrados y juntos yacen para siempre. Los amantes de Teruel.

Si quiere seguir los pasos de esta historia, puedes escaparte al Parador de Teruel y aprovechar para descubrir los lugares que fueron testigos del amor de Isabel y Juan, mira este planazo de viaje de 3 días por la ciudad de los amantes.

Parador de Teruel