Parador de Albacete

¿Quieres jugar al golf, refrescarte en la piscina durante las calurosas tardes de verano manchegas, o tal vez pasear y relajarte? Una muy buena opción es el Parador de Albacete. Esta quinta manchega de largos corredores y amplios jardines te recordará a las posadas que describía Cervantes. Hoy, te ofrecemos en nuestro Parador un oasis luminoso y confortable en medio de la llanura. Acércate y comprueba que, aquí, puedes parar el tiempo.

Albacete es además tierra de contrastes. Déjate sorprender por la llanura manchega, los valles de los ríos Jucar y Cabriel, las escarpadas Sierras de Alcaraz y del Segura…, date una vuelta, hay mucho que ver.

En el Parador de Albacete, Don Quijote podría practicar golf en un campo de Pitch&Putt de 9 hoyos y un Putt Green. Después de hacer deporte, seguro que querría disfrutar de una rica comida manchega en el restaurante y descansar de sus hazañas en luminosas habitaciones vestidas con clásicos muebles castellanos. Lo querría hacer el Caballero, ¡y lo puedes hacer tú!

A solo tres kilómetros del parador se encuentra Albacete. Su oferta cultural y de ocio es amplia: zonas comerciales, parques urbanos, museos... Si eres amante del golf, podrás matar el gusanillo en el Parador, pero seguro que además te gustará jugar en un campo más grande, algo que puedes hacer en el Club de Golf Las Pinaillas. Ubicado a poco más de 20 minutos de la ciudad, tiene 18 hoyos y 6.300 metros.

En esta zona también encontrarás enormes posibilidades si lo tuyo es la pesca deportiva: el coto de La Terrera en Casas Ibáñez, El Talave en Liétor, o Alcozarejos en Fuentealvilla, están en un radio de menos de una hora de Albacete y del Parador, y sus condiciones para este deporte son fantásticas. Te esperamos en el Parador de Albacete, en un lugar de La Mancha…

Lo que opinan los Amigos

Imagen de 13382585
13382585
23/03/2014
10

Todo estupendo, la comida, el trato, la limpieza en la abitacion y la tranquilidad. El interior es muy típico manchego, en definitiva lo recomiendo a todos los que quieran pasar un momento manchego.