Parador de Córdoba

En la legendaria ciudad de los Califas y sobre las ruinas del palacete de verano de Abderramán I, te espera el Parador de Córdoba, un elegante y fresco edificio con magníficas vistas a la ciudad, con piscina y rodeado por un jardín al que llamamos “Los Naranjos”, que atesora las palmeras más antiguas de Europa. En su interior descubrirás estancias luminosas y espaciosas, decoradas con sencillez y gusto tan exquisito como el salmorejo cordobés, el gazpacho blanco de almendras, o el churrasco en salsa verde, platos que podrás probar en nuestro restaurante.

Córdoba, ciudad Patrimonio de la Humanidad, es un tesoro de fascinante belleza. Su Mezquita es el monumento más importante de todo el Occidente islámico, y uno de los más asombrosos del mundo. Los emblemáticos patios de Córdoba, son una explosión de color inigualable, con sus macetas y cuidadas flores fascinarán todos tus sentidos. Viven su máximo esplendor durante el Festival de los Patios, cuando la ciudad se convierte en una fiesta y las calles bailan a ritmo de flamenco y huelen a jazmín y azahar.

A ocho kilómetros de Córdoba, no puedes dejar de visitar la fabulosa y misteriosa ciudad que Abd-al Rahman III mandó construir a los pies de Sierra Morena, la bella Medina Azahara, con nombre e historia de leyenda.

En el Parador de Córdoba disfrutarás de estupendas vistas de la ciudad, una estancia tranquila, fresca y reposada, y mágicas cenas en la terraza durante las cálidas noches. Ven a conocer el espectáculo de sus calles, sus monumentos, las casas encaladas llenas de flores y la alegría que desprende cada rincón.

Lo que opinan los Amigos

Imagen de 71832380
JESUS
26/06/2017
10

He hecho un alto en mi viaje para almorzar en el Parador, en el cual ya me he alojado otras veces y que me parece excelente. La cocina es muy buena y el trato del personal del restaurante es excelente. Destaco la profesionalidad y excepcional trato de Carmen, que incluso me aconsejó cómo maridar la comida con buenos vinos de la zona. También me atendieron muy bien Vicente y otra compañera, de quien lamento no recordar el nombre. Gracias a todos.