Ruta por las huellas de Teresa de Jesús

El año 2015 se conmemora el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa en la ciudad de Ávila.  Paradores quiere unirse a esta celebración con una propuesta cultural y patrimonial: Ruta por la Huellas de Teresa de Jesús; Podrá comprobar su legado más representativo desde los Paradores con mayor influencia teresiana.

Día 1
Salida. Domingo.
Toledo se constituye como una etapa esencial en la vida de Santa Teresa, pues será aquí, donde comenzará a plasmar por escrito sus pensamientos, cuitas e intenciones, dando origen a su amplia y rica obra literaria.

Al mismo tiempo, es en Toledo donde gracias a su buen hacer, logra ganarse una excelente reputación, lo cual le será muy útil posteriormente en su tarea de fundación y difusión su mensaje.

En una primera instancia, el convento de las Carmelitas, se ubicaba en una casa en la calle San Juan de Dios, en plena judería Toledana. Un año después, se traslada a su actual ubicación en la Plaza de Santa Teresa de Jesús, la cual se encuentra muy próxima a la puerta del Cambrón. Este convento pasó a ser la quinta de descanso de Santa Teresa, lo cual provocó que la santa pasara largos periodos en Toledo.

En 1577, Santa Teresa vuelve a Toledo y se recluye en su convento. Aquí retomará la escritura y cerrará el círculo literario de Santa Teresa y la Ciudad de Toledo.
Día 2
Lunes.
Segovia fue la ciudad de la novena fundación de la Santa y tuvo un azaroso comienzo.

Llegó a Segovia, junto con cinco religiosas, dos de ellas segovianas, el caballero Antonio Gaitán, Julián de Ávila, clérigo, y fray Juan de la Cruz, confesor en la Encarnación de Ávila. Allí, en el Convento de San José de las Carmelitas Descalzas, comenzaría a escribir “Las Moradas”.

En Segovia le sorprenderá en cada rincón, en cada calle y sus edificios le hablarán de tiempos remotos como su Acueducto, su Catedral y el Alcázar de un espléndido pasado con Iglesias como San Esteban, San Justo, San Martín y San Millán.

En los alrededores no olvide conocer el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso (Palacio y jardines del S. XVIII) y el Palacio de Riofrío.
Día 3
Martes.
A la ciudad de Valladolid, llegó el 10 de agosto de 1568.

Valladolid ha valorado lo que significa esta fundación de santa Teresa para la ciudad, de la que ha sido nombrada (en 1968) vecina de honor por el Ayuntamiento. La calle y al barrio del convento se llaman con el nombre de “Rondilla de Santa Teresa”.
El convento de Las Carmelitas es la visita más importante de los lugares teresianos. Su Iglesia conventual, su celda en las repetidas estancias en el Monasterio, son visita obligada.

El alojamiento en Tordesillas, localidad siempre unida a los Reyes e historia de España, está impregnado de uno de los acontecimientos más importantes en la historia de Tordesillas, la firma del Tratado el 7 de junio de 1494, por el cual las coronas Castellana y Portuguesa se reparten los derechos de navegación y conquista del Atlántico.
Días 4 y 5
Miércoles y Jueves.
Santa Teresa llegó a Salamanca en el año 1.570, donde crea su séptima Fundación. Una ciudad con numerosos lugares que respiran el espíritu y la influencia Teresiana.

A destacar: Casa de Santa Teresa, en la calle Crespo Rascón; el Convento de San Esteban (donde los padres dominicos prestaron su ayuda a Santa Teresa durante su estancia en Salamanca); la Universidad Pontificia; en la Universidad de Salamanca, en la Catedral de Salamanca, donde destaca la capilla dedicada a Santa Teresa de Jesús y por último la Plaza Mayor donde podemos contemplar el medallón dedicado a su figura, situado en el Pabellón de Petrineros.
Días 6 y 7
Viernes y Sábado.
Ávila es sobre todo la ciudad de Santa Teresa de Jesús.

Es la ciudad de su infancia, juventud y madurez, años de ilusiones, proyectos, punto de partida y de retorno de sus fundaciones. Su vida coincide con el "Siglo de Oro" de la ciudad.

Es imprescindible recorrer sus calles y recordar en sus rincones su vida y sus inquietudes.

Entre los lugares más destacados para visitar, señalar la Iglesia y convento de Santa Teresa, Casa natal de Teresa de Ávila; la iglesia de San Juan Bautista. El bautismo, el Convento de Nuestra Señora de Gracia, el Monasterio de La Encarnación, el Monasterio de San José (Las Madres), y el Real Monasterio de Santo Tomás.