Parador de Cambados

Conoce el entorno

Cambados situado a 25 km de Pontevedra y con unos 14.000 habitantes es la capital del Albariño, uno de los mejores vinos blancos del mundo. El Parador de Cambados es el antiguo Pazo de Bazán una elegante mansión solariega.

El centro histórico ha sido declarado Bien de Interés Cultural, el momento perfecto para visitarlo es durante la fiesta del Albariño el primero domingo de agosto. Una cita indispensable para los amantes del buen vino.

Si lo que te gusta son las flores y la naturaleza, la época ideal es el invierno, donde podrás disfrutar de las mejores Camelias del mundo.

 

 

Qué ver

  • Pazos (Fefiñanes, Rubianes, Quinteiro da Cruz, La Saleta, Oca, ...)
  • Barrios del casco antiguo
  • Museo Etnográfico y el Vino
  • Castros Celtas de Ribadumia
  • Ruta de la piedra y el Agua

Qué hacer

Se puede visitar los alrededores con localidades muy interesantes y bonitas como: Vilagarcía de Arousa (11 km), O Grove-Isla de A Toxa (22 km), Pontevedra (25 km), Santiago de Compostela (70 km) o Vigo (63 km).

Recomendación del experto

  • Ruta de los zarapitos
A lo largo del recorrido de dos horas que dura la marea subirá o bajará, así que vamos a tener una visión diferente de la cala, y su flora y fauna, de acuerdo con su estado. La dificultad de esta ruta es bajo y el recorrido son 5.5 km.
  • Ruta de la piedra y el agua
La ruta "da pedra a e da auga" transcurre por los concellos de Ribadumia, en donde se encuentra el comienzo, y de Meis, terminando el recorrido en el Monasterio de Armenteira.
  • Vieiras
Sin duda el ingrediente estrella de muchas platos de la costa atlántica como por ejemplo: rabo de buey con vieiras y chile, arroz con vieiras, vieiras estilo "casa rosita", vieiras empanadas, horneados de vieiras, vieiras albariño, vieiras a reboredo, vieiras naturales, etc.
  • Visita a los Pazos (Fefiñanes, Rubianes, Quinteiro da Cruz, La Saleta, Oca, ...)
En estos "Palacios" Gallegos, disfrutarás de la perfecta combinación de la naturaleza y la piedra. Maravillosos jardines bordeando antiguos edificios residenciales con bodegas, capillas y establos. Pequeñas Fuentes y estanques deleitan nuestos oidos acompañando el canto de los pájaros. Un placer para los cinco sentidos. Merece la pena visitor por lo menos uno de ellos.