El Parador de Aiguablava vuelve a abrir sus puertas

¿Estás buscando un lugar exclusivo, seguro y apartado? ¿Un rincón en medio de la naturaleza donde disfrutar del mar, de la cocina mediterránea y de un ambiente familiar? ¿Un spa en el que poder relajarte mientras disfrutas de las maravillosas vistas de una cala de la Costa Brava? ¿Un hotel donde poder descubrir obras de arte de los artistas contemporáneos catalanes más importantes? Ese lugar existe, está en Girona y se llama Parador de Aiguablava.

El hotel ha vuelto a abrir sus puertas tras una renovación integral, con más servicios y el ambiente familiar y tranquilo de siempre. Una de las grandes novedades es el spa con unas espectaculares vistas a la cala de Aiguablava. Se han modernizado la piscina, el gimnasio, la sauna, las terrazas y las zonas comunes.

 

El arte es uno de los ejes fundamentales del Parador de Aiguablava. Gran parte de la obra contemporánea catalana que tiene Paradores en su Colección está colgada en sus paredes. Obras de Salvador Dalí, Antoni Tàpies o Joan Miró conviven con óleos de Modest Cuixart o José Beulas. Paisajes, bodegones, retratos e imágenes surrealistas conviven con el impresionante paisaje y la luz tan característica de Aiguablava, para dar lugar a un espacio inspirador en el que se funden arte, naturaleza y gastronomía.

El Parador de Aiguablava ofrece dos espacios gastronómicos: el del Parador y el restaurante Mar i Vent, que apuestan por productos de kilómetro 0 como la gamba de Palamós, los arroces y los pescados a la brasa.