Ruta por la muralla de Ávila

Cuenta la historia que la muralla de Ávila fue construida bajo la dirección y supervisión de dos maestros en geometría. Esta construcción duró nueve años, aunque se cree que ya había una muralla anterior sobre la que se hicieron múltiples modificaciones.

Esta muralla tiene más de 2,5 kilómetros de perímetro, de los cuales hay mil setecientos metros de adarve por los que podrás pasear. Desde este lugar único disfrutarás de las mejores vistas intra y extramuros. 

Basta con mirarla una vez para darse cuenta de la adaptación que ha tenido lugar entre los lienzos, los cubos y el terreno de la zona. ¿Notas lo bien conservada que está?

 Muralla de Ávila

Pegado a esta maravilla cultural, se encuentran otros monumentos que no puedes dejar de visitar. Al sureste de la muralla se encuentran los restos del Alcázar, con 6 siglos de historia, visibles desde una de las puertas.

En el interior del Convento y Museo de Santa Teresa encontrarás una historia mística ante la que no conseguirás resistirte a conocer a fondo.

La Catedral de Ávila, el punto en el que el recorrido por la muralla se interrumpe momentáneamente (has de bajar y subir al otro lado del recinto sagrado), aprovecha para acceder y admirar la belleza de esta iglesia.

Ávila Catedral

Y otro de los puntos de la muralla (donde termina el recorrido habitualmente, salvo en los meses de verano en el que este punto también es de acceso a la ruta) es el Parador de Ávila. Sus jardines están franqueados por esta construcción defensiva dotándolos de un espíritu único y exclusivo.

Quiero irme al Parador de Ávila

 Puesta de sol desde Jardines Parador de Ávila