"Amigos de Paradores" disfrutarán en Mérida de la recreación de un banquete romano

Dentro del amplio programa de actos de conmemoración del 25º aniversario del programa de fidelización “Amigos de Paradores” que se viene desarrollando a lo largo de todo el año, la cadena hotelera pública ha organizado el 15 de diciembre, un atractivo evento en el Parador de Mérida en el que como uno de sus grandes alicientes sus clientes más fieles disfrutarán, cual auténticos patricios, de la recreación de un antiguo almuerzo romano.

 

Menú Convivium

 

El exclusivo convivium, término en latín que significa banquete o “reunión para vivir”, estará presentado y será guiado por Pilar Caldera de Castro, doctora en Arqueología, conservadora del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida y autora entre otras publicaciones del libro “CONVIVIVM, el arte de comer en Roma”. Una reputada especialista en esta época que, con el fin de dar el máximo rigor histórico a esta experiencia, ha asesorado también al equipo de Cocina del Parador a la hora de confeccionar el menú con platos y bebidas habituales de aquel periodo; recetas que se elaboraban en aquella época, aunque con alguna actualización.

 

Menú romano Mérida

Los tres platos de la prima mensa.

 

El convivium era un acto religioso y social que servía a las personas en la antigua Roma para relajarse y conversar comiendo y bebiendo. Los platos eran muy cuidados y se servían regados con los mejores vinos que el anfitrión ofrecía a sus invitados.Primero se hacía la cenatio, y después se celebraba la comissatio, tiempo en el que se disfrutaba de la tertulia y la diversión mientras se bebían vinos selectos.

 

Un festín en tres fases

 

La cena empezaba, tras la invocación a los dioses agradeciendo su protección, con la gustatio (entrantes) donde se servían huevos, verduras y mariscos. En este pase los “Amigos de Paradores” que asistan al evento van a poder degustar Moretum con pan ácimo (queso majado con especias), Sala Cattabia de Apicio (crema fría de pepino y piñones) y Albóndigas de Tursio con Garum, la popular salsa a base de vísceras de pescado fermentado.

 

Lubina envuelta en hoja de col al Garum de Escombreras

Lubina envuelta en hoja de col al Garum de Escombreras.

Con la prima mensa se servían los platos de carne, pescado y alimentos exóticos. Una fase en la que van a llegar a la mesa Lubina envuelta en hoja de col al Garum de Escombreras, Cochinillo asado a la manera de Vitelo (acompañado de manzanas peras de Apicio) y Ciervo marinado en Mulsum -vino con miel muy popular entre griegos y romanos de clase alta- con calabaza a la alejandrina.

 

Cochinillo asado a la manera de Vitelo (acompañado de manzanas peras de Apicio)

Cochinillo asado a la manera de Vitelo (acompañado de manzanas peras de Apicio).

 

Con la secunda mensa (postre) se acababa la cena, un remate para el que se ha elegido un Pan remojado con miel y pimienta, pátina de dátiles y arrope, antes de dar paso a la comissatio. Como epidimnis (bebidas) para maridar este festín, además del citado Mulsum se servirán Conditum, vino especiado y endulzado, Aqua mineral y Hierbas Mágicas de Sibila.

 

ciervo marinado en Mulsum con calabaza a la alejandrina

Ciervo marinado en Mulsum con calabaza a la alejandrina.

 

La cita constituye una oportunidad única para descubrir la cocina de la antigua Hispania hace más de 2.000 años a través de este un singular viaje arqueo-gastronómico en el tiempo con el que Paradores quiere agasajar a sus “Amigos”. Además del almuerzo, el programa incluye una exclusiva visita guiada por las zonas más especiales de Mérida, algunas de ellas cerradas al público en general, de la mano de Félix Palma, arqueólogo y director del Consorcio de Mérida.