De ruta por las Islas Atlánticas de Galicia

Emergen en mitad del océano, barrera protectora del litoral, contención natural del bravío Atlántico. En el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia encontrarás un refugio natural en el que el cuidado y la protección de la fauna y flora en los archipiélagos de Ons y Cíes, y en las islas de Sálvora y Cortegada. En Cíes encontrarás la playa de Rodas, una de las mejores del mundo según The Guardian.

Praia de Rodas Islas Cies JM Reyero CENEAM

Los montes abruptos y los acantilados que dan al mar se vuelven playas suaves mirando a la costa. Se refugian allí las algas, colchón de vida para miles de especies marinas, moluscos, corales y anémonas. Y aves que anidan al borde del precipicio. Y en el mar, delfines y marsopas. Posee la playa más bella del mundo, enclavada en las Cíes, frío Caribe del Atlántico, y el bosque de laurel más grande del continente. Y sus fondos marinos son prodigio natural.

Fortaleza Parador de Baiona

Fortaleza es también el castillo medieval desde el que en los días despejados se divisa Cíes. Aquí, en la penínsual de Monterreal se resguarda el Parador de Baiona, al borde del acantilado, cercado por una muralla de tres kilómetros, deslumbrante de día e iluminada de noche, que protege la belleza feudal el hotel. Conserva la impresionante escalinata de piedra cubierta por una cúpula abovedada en un edificio majestuoso tejido de pasajes y patios señoriales en forma de laberinto y una piscina arañada al promontorio en un jardín bañado en verde salpicado de palmeras, traídas por los indianos del otro lado del mundo. En este lugar se tuvo la primera noticia del descubrimiento de América, al borde del Océano, en una ciudad marinera en la que vivirás una experiencia única.