Las fabas de Lourenzá, la merluza de pincho de Burela y el queso Arzúa-Ulloa, en los paradores lucenses

Los tres establecimientos de la red de Paradores de Turismo de España situados en la provincia de Lugo -Ribadeo, Vilalba y Monforte de Lemos- se han sumado decididamente a las jornadas “Exaltaciones Gastronómicas”, organizadas por la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Lugo (APEHl) en colaboración con la Diputación de Lugo. Una ambiciosa acción que se va a desarrollar a lo largo de todo año 2019, coincidiendo con la última semana completa de cada mes. 

La iniciativa, en la que participan 51 restaurantes de la provincia gallega, consiste en poner en valor diferentes productos lucenses, introduciéndolos en las cartas en menús especiales o platos en distintas preparaciones y presentaciones. El objetivo es que a lo largo de todo el año tanto visitantes como residentes tengan la oportunidad de disfrutar de la excelente materia prima de la zona, elaborada y servida por los magníficos profesionales de la restauración de la provincia.

Las primeras jornadas arrancan el Viernes Santo y se prolongan hasta el domingo 28 de abril. Los protagonistas del menú son tres de los productos estrella de la despensa gallega: la Faba de Lourenzá, la Merluza do Pincho de Burela y el Queixo de Arzúa-Ulloa.

 

Fabas de Lourenzá con almejas y algas

 

Para esta primera entrega, el restaurante del Parador de Ribadeo va a sorprender a sus clientes con un guiso de fabas de Lourenzá, almejas y algas marinas; una receta de ; y una tabla de una selección de quesos regionales con Denominación de Origen Protegida (DOP) con frutos secos, compuesta por Arzúa-Ulloa, San Simón da Costa y O Cebreiro.

 

merluza de pincho de Burela con salsa de nueces y alcaparras

 

En el caso del Parador de Vilalba, ha preparado para la sesión inaugural unos autóctonos canelones de filloa rellenos de marisco con salsa de piquillos y queso Arzúa-Ulloa; aúna el pescado y la legumbre presentando un lomo de merluza al vapor con guiso de fabas y espinacas, completando la propuesta con una degustación de quesos gallegos con marchamo de calidad acompañados de membrillo artesano, en la que además del Arzúa-Ulloa y el San Simón incluye también el popular queso de Tetilla.

 

canelones de filloa rellenos de marisco con salsa de piquillos y queso Arzúa-Ulloa

 

La oferta del Parador de Monforte de Lemos se centra en las judías, apostando por una original y suculenta creación culinaria de trucha del río Lor a la parrilla con guiso de fabas de Lourenzá al azafrán.

 

Trucha del río Lor a la parrilla con guiso de fabas de Lourenzá al azafrán

 

Terceto de manjares gallegos

 

La afamada faba de Lourenza es una alubia blanca con Indicación Geográfica Protegida (IGP) producida en la Mariña lucense. Está considerada como una de las de mayor calidad de España. Caracteriza por su gran tamaño posee una calidad culinaria excepcional motivada por su escasa proporción de piel; por su elevada capacidad de absorción de agua y por su comportamiento en cocción, consiguiéndose al final del proceso granos enteros y completos, en los que destaca la pastosidad de su pulpa, exenta de grumos y escasamente diferenciada de la piel. Un punto de cremosidad y suavidad que es muy apreciado por los consumidores.

La merluza de pincho de Burela es una preciada exquisitez que debe su nombre al puerto gallego homónimo, especializado en la captura de la especie europea (Merluccius merluccious) mediante este arte de pesca con anzuelo, con el palangre de fondo. Frente a otros métodos menos sostenibles, como el volante o el arrastre, al ser pescadas una a una, no sufren tantos golpes. Pescados en los caladeros europeos de Gran Sol, este trato más cuidadoso hace que, simplemente eviscerados y refrigerados, lleguen a la lonja prácticamente intactos ejemplares de la considerada como la merluza más selecta.

El Arzúa-Ulloa es uno de los cuatro quesos gallegos que han conseguido obtener el reconocimiento de Denominación de Origen Protegida. Se elabora únicamente con leche de vaca, cruda o pasteurizada procedente de las razas: rubia gallega, frisona, pardo-alpina y sus cruces. Ligeramente salado, caracteriza por ser un queso que en su aroma recuerda al olor de la mantequilla y del yogur, con matices de vainilla, nata y nuez. Están autorizados tres tipos: el Arzúa-Ulloa, con un periodo de maduración de mínimo seis días, el Arzúa-Ulloa de Granxa, que añade como requisito que la totalidad de la leche de las vacas proceda de la propia explotación, y el Arzúa-Ulloa Curado, con una maduración mínima de medio año. Según los entendidos, combina muy bien con productos dulces como la miel o el membrillo y su suavidad lo hace muy apto para la cocina, ya que no enmascara los sabores.

 

Ocho jornadas hasta final de año

 

En total se van a celebrar ocho jornadas, una cada mes que estará dedicada a tres o cuatro productos típicos de la provincia. En todas ellas se acompañarán además con vino de la D.O. Ribeira Sacra, Galletas Daveiga, pan de la provincia (AFAPÁN), y Augardentes e Licores Tradicionais de Galicia.

En el mes de mayo se exaltarán la Ternera Gallega Suprema de Rubia Gallega, los Grelos de Galicia y el Queixo do Cebreiro; en junio, la Merluza do Pincho de Burela, el cordero de raza Ovella Galega y las Castañas de Galicia; en julio, el Bonito de Burela, el Lacón Galego y los Pementos de Mougán; en agosto, el Bonito de Burela, la Castaña de Galicia y los Pementos de Mougán; en septiembre, la carne de Porco Celta, los Grelos de Galicia, la Pataca de Galicia y la Mel de Galicia; en octubre, las Fabas de Lourenzá, la Ternera Gallega, el Queixo San Simón da Costa y la Mel de Galicia, y en noviembre, la carne de raza Galiña de Mos, los Grelos de Galicia, la Pataca de Galicia y el Queixo de Tetilla.

Reserva restaurante