La conquista del espacio: observación de estrellas en Canarias

Las islas de Tenerife y La Palma ofrecen un increible viaje al Cosmos sin dejar de pisar la Tierra.

Hogar de temores ancestrales, de preguntas eternas. fuente infinita de fantas ía. Allí habitan dioses errantes, civilizaciones imaginarias y criaturas mitol ógicas que esconden sus formas en tramas de puntos . El cielo nocturno es una ventana al Universo, la conexi ón del hombre con lo infinito, lo inconmensurable y lo eterno.

Pocos lugares en el planeta Tierra ofrecen la posibilidad de admirarlo en su plenitud como las Islas Canarias, en particular Tenerife y La Palma. Cerca del Ecuador, permiten una visión perfecta de todo el hemisferio norte celeste y parte del sur. Lejos de las tormentas tropicales, su atmósfera limpia, sin turbulencias, estabilizada por el océano, garantiza una visibilidad perfecta en el 90 por ciento de las noches de verano. Por ello, estas islas son consideradas desde la Fundación Starlight como “Ventanas al Universo”, lugares con una calidad del cielo nocturno excepcional. Ya sea en solitario y con los ojos desnudos; en compañía de empresas y guías especializados, con prismáticos y telescopios; o con visitas organizadas de marzo a diciembre en los fabulosos observatorios del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), a 2.400 metros sobre el nivel del mar, la sensación de contemplar el Cosmos cara a cara puede ser una de las más especiales e imborrables de la experiencia humana.

En el Teide

Entre los mejores lugares del mundo para estudiar las estrellas se encuentran las cumbres de Tenerife y el Parque Nacional del Teide. Allí se ubica el Observatorio del IAC donde trabajan astrofísicos de renombre internacional. La calidad de sus cielos nocturnos cuenta con la certificación Starlight (Luz de las Estrellas). Se trata de una iniciativa que busca proteger los cielos nocturnos y defender el derecho general a la observación de las estrellas, creada en 2009 y apadrinada, entre otras, por la Unesco, la Organización Mundial del Turismo (OMT) y la Unión Astronómica Internacional (IAU). El Teide es el primer Patrimonio Mundial de la Unesco certificado como Destino Turístico Starlight. Los aficionados encontrarán en la Montaña de Guajara y los alrededores del Parador de Las Cañadas del Teide los mejores puntos de observación dentro del Parque Nacional, cuyas visitas nocturnas se han incrementado exponencialmente hasta superar las 200.000 registradas en 2013. Además, en La Laguna se puede visitar el Museo de la Ciencia y el Cosmos. Actualmente, la isla de Tenerife se encuentra trabajando en el proyecto europeo pionero “EUSky Route”, con el objetivo de crear rutas astroturísticas que den valor al patrimonio astronómico y sus recursos asociados a través de la unión de las actividades de ocio, turísticas y la astronomía. Financiado por la Comisión Europea y liderado por Tenerife, actualmente se cuentan entre los socios a Valencia, Polonia, Italia, Grecia, Bulgaria y Portugal.

Parador de Las Cañadas del Teide

Parador de Las Cañadas del Teide

Situado a 2.152 metros sobre el nivel del mar y en el corazon del Parque Nacional del Teide, el Parador es el lugar idoneo para todos aquellos amantes de la astronomia que deseen pasar unos dias observando un cielo plagado de estrellas y libre de cualquier tipo de contaminacion. Todos los viernes se organiza una charla y observacion del cielo con divulgadores astronomicos.

El Parador cuenta con un telescopio Newtoniano sobre montura Dobson, equipado con un espejo de un diametro de 10 pulgadas (254 mm) y una longitud focal de 60 pulgadas (1.524 mm) y un Meade Lx10 EMC, equipado con un espejo de diametro de (202,2 mm) y una longitud focal de (20.000 mm).

Parador de Las Cañadas del Teide

En la Palma

Si en Tenerife hay espacios increíbles para asomarse al Universo, la isla entera de La Palma parece una astronave. Se trata de la primera Reserva Starlight del mundo: no en vano la conferencia de 2007, en la que se tomó el acuerdo y se redactó la “Declaración en defensa del cielo nocturno y el derecho a observar las estrellas”, se llevó a cabo en esta isla. Tampoco es casualidad que, en el punto más alto de su geografía, se ubique el Observatorio del Roque de Los Muchachos, guardián del Gran Telescopio de Canarias, el mayor de su tipo en el mundo.

Toda La Palma se encuentra volcada con el astroturismo. Fue uno de los territorios pioneros en aplicar la Ley de Cielo de 1988, protegiendo su firmamento de la contaminación lumínica, atmosférica y radioeléctrica. Casi todas las instituciones y empresas isleñas se hallan comprometidas con la promoción de la calidad y disfrute del cielo, tanto en los aspectos culturales (yacimientos arqueoastronómicos), científicos (investigación astronómica), astronómicos (observatorios y observación amateur), paisajísticos o naturales (miradores astronómicos, rutas, senderos), como turísticos, con actividades que van desde restauración, alojamientos tematizados, visitas guiadas y organización de eventos astronómicos.

@VisitLaPalma

52 empresas tematizadas, 3 senderos astronómicos, 16 miradores, concursos de astrofotografía y hasta un vino estelar es lo que ofrece esta maravillosa isla. En definitiva: poner un pie en La Palma es iniciar un viaje alucinante a la conquista del espacio.

Parador de La Palma

Parador de La Palma

Entre las empresas de La Palma involucradas en la iniciativa global islena del astroturismo, se encuentra el propio Parador. Las cenas G-Astronomicas fueron parte de esas iniciativas: un menú con formas y texturas de inspiracion cosmica, acompanado de una explicacion sobre las estrellas y, como postre, una salida al propio mirador del Parador para observar el Universo.

Parador de La Palma

(Texto Julio Cerletti en Revista Paradores, puedes descargártela aquí)