El Parador de Chinchón traslada a los viernes sus afamadas jornadas del Cocido de Taba

¡Atención! porque con la entrada del otoño llega una de las citas más esperadas en el calendario gastronómico de Paradores: las afamadas jornadas del Cocido de Taba en el Parador de Chinchón. Un popular evento que este año se presenta con importantes novedades debido a la pandemia.

 

Reserva mesa para el Cocido de Taba

 

Pese a las limitaciones y las dificultades logísticas, el equipo del Parador va a realizar un gran esfuerzo para no interrumpir, después de 22 años consecutivos, esta consolidada tradición.  Los amantes de los platos de cuchara podrán degustar este singular y laborioso cocido, considerado el antecedente del popular cocido madrileño, a partir del 9 de octubre.  Pero si tradicionalmente se venía sirviendo en el castizo restaurante temático El Bodegón, a consecuencia de sus dimensiones y reducido aforo, para esta atípica vigesimotercera edición  se ha decidido trasladar el evento al comedor principal del Parador, el Restaurante El Convento, con el fin de garantizar su viabilidad cumpliendo las distancias de seguridad y los estrictos protocolos establecidos por la cadena pública hotelera.

 

cocido de Taba

 

Así mismo, si de manera habitual el cocido podía degustarse los sábados, domingos y festivos al mediodía hasta el mes de abril, esta temporada tan solo estará disponible los viernes en servicio de almuerzo de cara a que durante el fin de semana los clientes puedan seguir disfrutando de la demanda oferta a la carta.

 

cocido de Taba

 

El Cocido de Taba es una receta antiquísima, prácticamente olvidada durante años y rescatada, tras una labor de investigación, por el Parador de Chinchón en 1998 de la mano del que fuera directivo de la red hotelera nacional, Emilio Gómez Calcerrada. La singularidad de este contundente plato reside en la utilización de algunos ingredientes a priori atípicos como el cangrejo de río, que se empleaba tradicionalmente, o la incorporación, a modo de licencia histórica, de cuello de ganso deshuesado y rellenado con la carne del mismo, ajo, perejil, huevo y pan rallado.

 

En dos vuelcos

 

Para abrir boca, llegan a la mesa los "Antesdeboda", un aperitivo compuesto por albondiguillas de menudo de pan con cocido de anteayer, torreznillo tradicional cocido y frito en sartén y encurtidos y variantes de Campo Real a base de aceitunas aliñadas y pepinillos.

En el Parador de Chinchón el cocido se sirve en dos vuelcos. Primeramente, en el puchero la sopa de fideos con pan y hierbabuena y, paralelamente, en la olla los garbanzos pedrosillanos, col, cardillos, judías verdes, nabos, patatas, cangrejo de río, morcillo, jamón, chorizo, tocino entreverado, gallina, cuello de ganso y hueso de taba. Y si después de este banquete aún te queda hueco, bartolillos y pestiños para rematar la comida con dulces tradicionales. Atrévete con el cocido completo. Y no te preocupes por las cantidades, porque todo lo que no pueda comer se lo preparamos para llevar. Todo ello por 30 euros, con bebidas y café incluidos.

 

cocido de taba

 

Eso sí, el Cocido de Taba goza de gran predicamento y una legión de aficionados peregrina regularmente cada año hasta la villa del ajo y el anís para degustarlo por lo que es conveniente reservar. Este año no te descuides porque las plazas son limitadas y si bien las jornadas se prolongan hasta el 31 de abril tan solo hay 27 fechas disponibles al quedar excluidos los días festivos de Navidad, Año Nuevo y Viernes Santos. ¡Consulta el calendario, elige tu viernes y reserva ya!

 

Asegúrate mesa para el Cocido de Taba